Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Es importante visitar al pediatra para verificar que las vacunas de los menores estén al día.
Es importante visitar al pediatra para verificar que las vacunas de los menores estén al día. (Shutterstock)

Como padre, madre o cuidador no solamente debemos de llevar a un bebé, niño o adolescente al pediatra cuando está enfermo. Las visitas preventivas deben hacerse dependiendo del tiempo indicado por su pediatra y de acuerdo con su edad. En estas visitas se examina el desarrollo físico, mental y emocional para detectar cualquier problema y tratarse a tiempo.

La Academia Americana de Pediatría recomienda:

  • Visita en la primera semana (3 a 5 días de recién nacido)
  • Visita al 1, 2, 4, 6, 9, 12, 15 y 18 meses
  • Visita a los 2 años y 2 años y medio
  • Visitas anuales desde los 3 años hasta los 21 años

Además, en estas visitas de cuidado preventivo, se evalúa el sueño, la alimentación y se verifica que las vacunas estén al día. Las vacunas están diseñadas para ser administradas de acuerdo con el calendario de vacunación y dependiendo de la edad del menor.

¿Por qué son importantes las vacunas?

La vacunación es la mejor manera de protegernos contra enfermedades antes de que entremos en contacto con ellas. Cuando nos vacunan, nuestro sistema inmunitario produce defensas que ayudan a nuestro cuerpo a combatir ese virus o bacteria que causa la enfermedad. Si, en el futuro, estamos expuestos nuevamente a ese virus o bacteria, nuestro sistema de defensa crea memoria y rápidamente lo destruye para evitar enfermarnos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) algunas enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas son:

  • Varicela (VAR)
  • Difteria (DTap)
  • Haemophilus Influenzae tipo B (Hib)
  • Hepatitis A (Hep. A)
  • Hepatitis B (Hep. B)
  • Neumococo conjugado (PCV13)
  • Sarampión
  • Paperas (MMR)
  • Tosferina (DT)
  • Polio (IPV)
  • Rotavirus (RV, RV1, RV5)
  • Rubéola
  • Tétanos (DTP)
  • Virus papiloma humano (HPV)
  • Pertusis acelular (Tdap)
  • Meningococo (MCV4)

Otro beneficio que proveen las vacunas es que, al vacunarnos, nos protegemos a nosotros mismos y a quienes nos rodean. Esto ayuda a que una enfermedad no se siga propagando, como es el caso de las enfermedades que se han controlado y hasta erradicado por la vacunación, como por ejemplo, la viruela. Ahora que se están retomando las clases presenciales es importante visitar al pediatra para verificar que las vacunas de los menores estén al día.

La Ley Núm. 25 de Inmunización aprobada el 25 de septiembre de 1983 del Departamento de Salud, indica que todos los estudiantes que se matriculen en cualquier institución educativa del país, pública o privada, incluyendo los centros de cuidado diurno, hay que vacunarlos de acuerdo con su edad. Habla con el pediatra del menor para conocer cuáles son las vacunas recomendadas y para aclarar cualquier duda que tengas al respecto.

El Plan de Salud Menonita cuenta con profesionales de la salud para ayudarte en la prevención y el manejo adecuado de las condiciones de salud. Para información, puedes comunicarte a TeleSalud Menonita al 1-866-606-5001, disponible 24 horas, los 7 días. Te acompañamos y te ayudamos a mantenerte saludable. Con el Plan de Salud Menonita estás en buenas manos.

La autora es educadora en Salud Pública del Plan de Salud Menonita.

💬Ver comentarios