Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Mantenerse activo, ya sea haciendo ejercicios formales o realizando actividad física como parte de tus actividades diarias, brinda múltiples beneficios.
Mantenerse activo, ya sea haciendo ejercicios formales o realizando actividad física como parte de tus actividades diarias, brinda múltiples beneficios. (Suministrada)

Realizar ejercicios y actividad física con regularidad es importante para la salud física y emocional de las personas, en especial para los adultos mayores.

Aun con las limitaciones que pudiéramos enfrentar en estos días, no hay excusa para no ejercitarnos y mantenernos activos. Mantenerse activo, ya sea haciendo ejercicios formales o realizando actividad física como parte de tus actividades diarias, brinda múltiples beneficios, entre ellos:

  • Desarrolla fuerza motora para seguir siendo independiente.
  • Disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, osteoporosis, diabetes, obesidad o cáncer.
  • Reduce algunos de los efectos del envejecimiento.
  • Ayuda a dormir y descansar mejor.
  • Contribuye al bienestar mental, ayuda a prevenir y tratar la depresión.

Cómo empezar tu rutina de ejercicios

MMM te ofrece algunas recomendaciones si aún no estás activo físicamente, para comenzar poco a poco:

  • Consulta con tu médico primario antes de comenzar un plan de ejercicios. Te dirá cuál actividad física es la más apropiada para ti, según tus condiciones de salud.
  • Comenzar despacio y a un ritmo cómodo previene que te lastimes. La meta es ser consistente e ir progresando paulatinamente el nivel de intensidad.
  • Busca a alguien que te acompañe. El apoyo de otros hace más divertido el ejercicio.
  • Recuerda tomar agua cada 15 o 20 minutos, aunque no sientas sed, para mantener la hidratación, en especial, en días calurosos y soleados.
  • Busca lugares abiertos y donde haya menos aglomeración de gente. Camina por tu urbanización, usa tu marquesina para hacer ejercicios o busca vídeos para ejercicios modificados para personas de edad avanzada.

Diferentes formas de mantenerte activo

Ejercicios de resistencia

Se refiere a actividades como: trotar, nadar o bailar. Estos aumentan el ritmo de los latidos del corazón y el ritmo de la respiración por un periodo extendido de tiempo.

Ejercicios para el fortalecimiento

Son los que se realizan para desarrollar los músculos, como: levantamiento de pesas, el uso de bandas de resistencia o artículos pesados que tengas en tu hogar. Sigue las recomendaciones de tu médico para evitar lesiones.

Ejercicios para el equilibrio

Se refiere al tipo de actividades que se pueden hacer para reducir las posibilidades de sufrir una caída. Al principio, puedes utilizar una silla o la pared para apoyarte, esto te permitirá mejorar tu equilibrio sin peligro.

Ejercicios de flexibilidad o estiramiento

Te ayudan a moverte con más facilidad. Por ejemplo, trata de virar la cabeza hacia atrás y agacharte para amarrarte los zapatos. Para ello, puedes estirarte lentamente, extendiéndote lo más que puedas sin que te cause dolor. Mantén la posición de 10 a 30 segundos. Relájate, respira y luego repite el ejercicio tratando de estirarte cada vez más.

La combinación de estos tipos de ejercicios ayuda a trabajar diferentes áreas del cuerpo para lograr mejores resultados.

La autora es nutricionista dietista para MMM Healthcare.

💬Ver comentarios