Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El primer televisor enrollable de alta definición que se esconde con un simple comando de voz, el teléfono 5G más económico y un robot que viene al rescate cuando se acaba el papel de baño, debutaron, esta semana, en la convención más grande de tecnología celebrada cada año en Las Vegas, Nevada.

Con más de 4,400 exhibidores, el Consumer Electric Show (CES) estrenó el 2020 con el despliegue más completo de tecnologías para mejorar casi todas las facetas de la vida humana con inteligencia artificial, conectividad 5G o robots autónomos y Revista Negocios resume lo mejor de la exhibición.

Los días de tener que cambiar de aplicación para poder disfrutar de las mejores películas y series de televisión en Netflix, Hulu, Disney+ y otros servicios de streaming podrían llegar a su fin gracias a Dabby.

Dabby es una pequeña tableta que utiliza inteligencia artificial para incorporar todo el contenido al que el usuario está suscrito. Con solo entrar las credenciales de cada servicio, le hará disponible todo su contenido en tan solo segundos.

La particular tableta de 7 pulgadas estará disponible a partir de abril por $400 y se podrá conectar con cualquier televisor a través de un cable HDMI.

Samsung y LG, ambos manufactureros coreanos de electrónicos, siempre se disputan el título del televisor más innovador y costoso en CES, pero este año fue una verdadera contienda.

LG mostró el modelo de producción del primer televisor enrollable de alta definición (4K), el LG Signature. Este dispositivo mide 65 pulgadas completamente desplegado, y se puede esconder con tan solo un comando de voz.

Equipado con un mecanismo interno probado hasta 50,000 veces, su pantalla flexible puede estar completamente escondida, levantarse parcialmente para mostrar la música que suena, o extenderse en su totalidad para ver televisión.

LG aplicó la misma tecnología a un televisor que desciende del techo y en pequeñas réplicas para los automóviles. Aunque espera comenzar a venderlos antes de culmine este año, aún no ha revelado los precios de su nueva generación de televisores. Sin embargo, el portal de tecnología CNET asegura que el LG Singature deberá costar unos $60,000.

Mientras que LG apuesta a un futuro más discreto para los televisores, Samsung lleva a CES el más grande en su historia.

Bajo el nombre The Wall, Samsung usó millones de pequeñas luces LED para crear un televisor de más de 24 pies de tamaño y definición 8K, con mejor brillo y contraste que el estándar (OLED).

Aunque el masivo televisor no estará disponible al público en general, uno de 150 y otro de 75 pulgadas comenzarán a producirse este año, informó Samsung en CES.

Con bordes del grosor de dos monedas juntas, el Samsung Q950TS es el primer televisor que llena el 99% de su superficie con la imagen que ve el consumidor.

Mientras, diseñado para la generación del teléfono móvil, el Samsung Sero es un televisor vertical de 47 pulgadas que podrá replicar la imagen de cualquier teléfono al que se conecte, rotando si es necesario. El equipo estará disponible este año.

De las compañías de telecomunicaciones, Verizon se proyectó como la más cercana a ofrecer una alta gama de teléfonos capaces de recibir la señal 5G, prometiendo lanzar al menos 20 de ellos este año, todos por debajo de los $600.

Pero eso no quiere decir que los consumidores más frugales deberán conformarse con señal 4G LTE. En CES, Coolpad afirmó que está a punto de lanzar un teléfono 5G por menos de $400.

Cuando llegue al mercado estadounidense entre abril y junio, el Coolpad Legacy 5G vendrá equipado con el sistema operativo Android 10, una pantalla de 6.5 pulgadas, una cámara trasera de 48 y otra de 8 megapíxeles para tiros súper anchos, cámara frontal de 16 megapíxeles y una memoria de 4GB además de almacenaje para 64GB.

La otra gran tendencia en celulares son los dispositivos plegadizos que surgió en abril pasado tras Motorola anunciar que reviviría el icónico Razr al costo de $1,500.

En septiembre, Samsung le madrugó el concepto con el fold a un costo aproximado de $2,000, mientras Huawei hizo lo propio con el Mate X en el mercado chino.

Sin embargo, ninguno de los grandes manufactureros había allegado esta tecnología a los consumidores que buscan dispositivos económicos en Estados Unidos.

Microsoft fue el primero en contagiarse con la fiebre por las pantallas dobles cuando anunció el lanzamiento de la Surface Neo el año pasado. Le siguió Lenovo cuando anunció que trabajaba su primera tableta plegadiza, conocida como ThinkPad X1 Fold. Ahora es Dell quien se une a la carrera con los conceptos Duet y Ori.

Reemplazando el teclado de una laptop por otra pantalla de 13 pulgadas, Duet es quizás el prototipo más sencillo de llevar al mercado. Las pantallas se pueden usar juntas para, por ejemplo, leer una revista digital y ver ambas páginas a la vez. También se pueden usar por separado para correr distintos programas. Una de sus pantallas también puede proyectar un teclado digital para asimilar una laptop.

Por otro lado, Ori tiene una tableta con una pantalla de 13 pulgadas que fácilmente se puede doblar para convertirse en una pequeña laptop sin necesidad de un teclado externo. Esto es posible gracias a su pantalla plástica plegadiza.

En mayo, Lenovo prometió ser la marca en producir la primera computadora 5G y esta semana lo comprobó con la Flex 5G, que comenzará a vender en Estados Unidos a unos $1,500 en primavera. A la vanguardia, la Flex 5G será la primera en usar la plataforma Snapdragon 8cx 5G de Qualcomm para recibir la señal hasta 100 veces más rápida que 4G LTE. Además de la conexión 5G, Flex 5G vendrá equipada con una batería que promete durar 24 horas.

De la mano de Lenovo, también llegó a CES la primera laptop que integra tinta electrónica. Aun cuando esté cerrada, los usuarios de la ThinkBook Plus podrán hacer dibujos, escribir notas y recibir notificaciones en tinta electrónica en una segunda pantalla de 11 pulgadas integrada en su tapa, similar a la tecnología que usó Amazon en su primer Kindle, a un precio de casi $1,200 cuando llegue en marzo.

Equipado con inteligencia artificial y múltiples sensores que sirven como sus ojos en la cocina, El Bot Chef de Samsung logró cortar cubos casi perfectos de tofú con un cuchillo, buscar ingredientes en los gabinetes y mezclarlos todos en la sartén, con tan solo dos brazos mecánicos y sin ayuda de un humano.

Y aunque Samsung espera que esta tecnología termine costando menos que un carro de lujo, el día en que los humanos podrán abandonar la cocina aún no está en agenda. Sin embargo, LG apuesta a que sus nuevos enseres integrados con su suite de inteligencia artificial ThinQ ayuden en esta transición.

Su refrigerador Instaview permite ver lo que hay dentro de la nevera sin abrir la puerta, mientras que el horno de la misma línea es el primero en integrar las capacidades de un air fryer. Asimismo, su nueva lavadora y secadora podrán determinar la tela de la ropa, seleccionar el ciclo correcto e indicarle al consumidor si está utilizando las cantidades correctas de jabón y suavizador.

Para el día en que los brazos mecánicos de Samsung se apoderen de la cocina, quizás haya Julia en cada casa. A finales de este año, el nuevo cocinero todo en uno de CookingPal podrá pesar, picar, cocinar al vapor y llevar a cabo otras nueve funciones básicas de la cocina. Para algunos, lo mejor de todo es que simplemente pueden añadir agua y jabón antes de que Julia se limpie a sí mismo.

En los próximos meses, Yummly lanzará el primer termómetro inalámbrico que usará sensores independientes para constantemente medir la temperatura del horno y de la comida dentro de él antes de avisarle al teléfono del usuario que la comida está lista.

Ring develó su nueva línea de bombillas LED inteligentes para interiores y exteriores, mientras que Kwikset demostró que su nueva cerradura inteligente puede guardar hasta 100 huellas digitales y permitir acceso al hogar con tan solo tocarla.

Kohler, por otro lado, busca borrar las huellas digitales de sus artefactos, comenzando con un sensor para sus inodoros San Souci y Tresham, que típicamente cuestan $1000. Con tan solo pasar la mano cerca del sensor, el inodoro halará la cadena y cambiará de color una luz LED para comunicar la acción al consumidor.

Y a un precio de $199, el nuevo Citation Oasis de Harman Kardon combina una alarma, un cargador inalámbrico para móviles y el asistente de Google para sacar de la mesa de noche al Amazon Echo.

Haciéndole la competencia al Roomba, el Narwal T10 es una aspiradora y mapo autónomo que se limpia a sí mismo. Usando una aplicación, el usuario puede crear un mapa de su casa para mejorar la funcionalidad del T10, que se vende en el portal de Kickstarter por $550.

Pero detrás de estas grandes tecnologías hay un asistente virtual que las conecta a casi todas y Google Assistant busca ser la primera opción con sus seis nuevas funcionalidades. Entre ellas se destacan la habilidad de programar —desde cualquier parte del mundo— la cafetera para que despierte a todos con el olor a café recién colado o que la aspiradora robot limpie toda la casa antes de que lleguen los invitados.

Amazon también anunció que mejorará la privacidad de su asistente inteligente Alexa antes de que Samsung debute en este espacio con el Galaxy Home Mini equipada con el asistente inteligente Bixby en los próximos meses.

Mercedes-Benz colaboró con el famoso director cinematográfico James Cameron para producir un vehículo, inspirado en la película Avatar, con escamas metálicas, mientras que Honda develó su concepto para un guía que reemplace las funciones de los pedales: halándolo para frenar o empujándolo para acelerar.

Sin embargo, ninguna de las automotrices impresionó tanto como Sony, quien debutó en CES con su primer vehículo.

El gigante de la tecnología japonés combinó las líneas de diseño de Porsche y Tesla con las tecnologías que ya suple a muchos de sus clientes en la industria automotriz para demostrar las capacidades de su nueva plataforma vehicular Vision-S.

Equipado con 33 sensores, el prototipo puede detectar personas dentro y fuera del vehículo, al igual que a los demás vehículos, para proveer asistencia en la carretera. Asimismo, incluyó su tecnología 360 Reality Audio junto a una larga pantalla panorámica para redondear la experiencia de entretenimiento inmersivo.

De hecho, la presencia de empresas de tecnología se hizo mucho más palpable este año en la industria automotriz. Amazon Web Services y Blackberry unieron fuerzas para mejorar la seguridad de los datos de los vehículos conectados al internet.

El asistente virtual de Amazon, Alexa, ahora llegará a la línea de vehículos eléctricos de Rivian y los carros deportivos de Lamborghini. Asimismo, Fiat Chrysler y BMW dijeron que integrarán el servicio de televisión de Amazon, Fire TV, en sus autos.

Más allá de integrar tecnologías existentes, el visor virtual de Bosch usa una pantalla LCD transparente pareada con una pequeña cámara para detectar la posición del sol y bloquear la luz que ciega al conductor. Aunque todavía está en desarrollo, el visor utiliza inteligencia artificial para nunca perder de vista los ojos del conductor sin terminar siendo invasiva.

Continental y Sennheiser colaboran en el futuro del sonido. Dejando las bocinas atrás, el sistema Act2ated hace vibrar los interiores del vehículo para producir sonido, similar a la resonancia de una guitarra.

El manufacturero de vehículos eléctricos Fisker anunció en CES que su primera SUV “será el vehículo más sostenible del mundo” gracias a su techo completamente solar, alfombras recicladas, interior vegano y textiles de cuero sintético.

Fisker también promete que la Ocean tendrá un precio sugerido de $37,500, efectivamente menos que el Tesla Model, cuando llegue a la calle en el 2022.

En CES, Hyundai anunció que es la primera marca de carros en unirse al esfuerzo de Uber Elevate. Junto a seis pequeñas empresas de tecnología de aviación, se espera que Hyundai sea el gigante de la manufactura que traduzca el concepto a un modelo de producción.

Su prototipo S-A1 usa cinco hélices eléctricas para levantar hasta cinco personas a 2,000 pies de altura antes de girar y propulsar la nave hacia adelante.

Hyundai indicó que la nave deberá alcanzar las 200 millas por horas por un total de 60 millas para hacer el taxi aéreo una realidad cuando llegue a las grandes ciudades del mundo en el 2023.

Aunque muchos esperaban que Sony revelara más detalles sobre la próxima generación de su consola de videojuegos, los fanáticos del PlayStation regresaron a sus casas sin más información que el nombre de la consola, PlayStation 5.

Sin embargo, otros gigantes de la tecnología develaron sus últimas apuestas a la multimillonaria industria de los videojuegos, comenzando con la Big O de Origin. La megaconsola de Origin combina un PlayStation 4 o un Xbox One con una poderosa computadora para videojuegos. Con seis terabytes de almacenaje y 32 gigabytes de memoria y una amplia gama de tarjetas gráficas y colores a escoger. Esta poderosa máquina cuesta $2,500 y ya está disponible.

Para aquellos que prefieren jugar desde su celular, el Razer Kishi convierte cualquier dispositivo iOS o Android en una control similar al del Nintendo Switch, aunque el posicionamiento de los botones se parece más al del Xbox One. Aunque Razer confirmó que espera lanzar antes de abril.

Solo se pueden empaquetar una cantidad finita de tarjetas gráficas y procesadores en un teléfono antes de empezar a llamarlo una tableta para videojuegos. A eso apuesta Dell, cuya subsidiaria Alienware mostró el Concepto UFO. Capaz de operar las versiones de Mortal Kombat 11, F1 2019 y World War Z diseñadas para Windows 10, UFO busca ser la opción móvil de los que prefieren los juegos de PC.

La empresa de tecnología de salud china Huami recargó baterías y regresó a CES con dos nuevos relojes inteligentes para hacerle la competencia al Apple Watch. Equipado con GPS y una poderosa batería dentro de un fuerte caparazón, el Amazfit T-Rex está hecho para aguantar golpes y durar hasta 20 días sin cargar.

Por otro lado, la nueva generación del Amazfit Bip es resistente al agua hasta cinco atmósferas de presión, ayuda a medir el desempeño en la piscina e incluye controles de música vía Bluetooth.

Relojes inteligentes a un lado, este año fue uno repleto de nuevas tecnologías de salud, bienestar y belleza para CES.

El Y-Brush es un cepillo electrónico que limpia todos los dientes a la vez. El consumidor solo necesita morder el aparato en forma de un protector de boca y presionar el botón. FastTeesH, la empresa francesa detrás del innovador cepillo de dientes, promete limpiarlo todo en tan solo diez segundos por un precio de $125, cuando lance en marzo.

En un mundo de pantallas digitales, otra empresa tecnológica francesa, Urgotech, busca ayudar a entrenar a los consumidores a dormir mejor. Usando un electroencefalograma que la persona coloca sobre su cabeza 20 minutos por tres veces al día, UrgoNight mide la actividad cerebral para identificar su estado natural más relajado y mostrar cómo pueden volver a él antes de ir a la cama.

Procter & Gamble llegó a CES con cuatro tecnologías que tomaron a muchos por sorpresa. La primera fue Opte, una impresora portátil que usa una pequeña cámara para busca las manchas en la piel –ya sean pecas, cicatrices o hiperpigmentación – y deposita diminutas gotas de pigmentos enriquecidos con vitaminas para tapar y desvanecer las imperfecciones en el rostro. Opte costará casi $600 cuando salga al mercado en verano, y cada cartucho de maquillaje y humectante costará unos $100.

La segunda es el RollBot de Charmin. Aunque es solo un prototipo, este robot se balancea sobre dos gomas, se conecta a cualquier teléfono en un radio de 30 pies y promete llevar un rollo de papel de baño a su dueño en su momento más vulnerable.

Smellsense, otro prototipo, es un sensor que detecta los niveles de dióxido de carbono dentro del baño y envía una notificación al teléfono cuando se disipen los malos olores que creó la última persona.

La última fue V.I.Pee, una letrina equipada con realidad virtual para que el que tenga que ir al baño no tenga que perderse ni un segundo de la acción durante un juego de béisbol, un festival de música o cualquier otro evento al aire libre.

Y por primera vez en la historia de CES, los artefactos para la salud sexual formaron parte del principal despliegue tecnológico del año. La startup Lora Dicarlo, enfocada en el placer sexual de la mujer, mostró el masajeador libre de manos Osé, que ya está a la venta por $290. Asimismo mostró dos nuevos prototipos que simulan la lengua y los dedos humanos, ambos galardonados por el público de CES.

Para los hombres, Morari develó su prototipo para un dispositivo que usa cargas eléctricas casi imperceptibles al suelo de la pelvis para prevenir la eyaculación prematura. El usuario o su compañero consensual podrá controlar la intensidad del dispositivo, informó el CEO de Morari, Jeff Bennet, quien indicó que el dispositivo costará cerca de $25 y solo deberá usarse una vez antes de desecharlo cuando llegue al mercado en 2021.