La boyas de la NOAA que miden tsunami y que están más cercanas a Puerto Rico continúan fuera de funcionamiento.
La boyas de la NOAA que miden tsunami y que están más cercanas a Puerto Rico continúan fuera de funcionamiento. (NOAA)

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) busca la manera de reparar sus cuatro boyas de evaluación y notificación de tsunamis en las profundidades del océano (DART, por sus siglas en inglés) más cercanas a Puerto Rico y que, actualmente, están fuera de funcionamiento.

Así lo confirmó a El Nuevo Día la subdirectora de la Oficina del Caribe del Centro Internacional de Información sobre Tsunamis de la NOAA, Christa G. von Hillebrandt-Andrade, quien aseguró estar en comunicación con el jefe del programa a cargo de las boyas.

“La agencia esta explorando las alternativas para reparar los sistemas DART lo más rápido posible”, aseguró en declaraciones escritas.

Este medio reportó el pasado martes que al menos tres de las boyas se encuentran a la deriva. Sin embargo, este hecho no preocupa a las autoridades locales, ya que las agencias federales toman en consideración otros factores para emitir boletines de tsunami, en caso de una emergencia.

Este tipo de boletines en Puerto Rico son emitidos desde el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, ubicado en Hawaii.

“El Centro de Alerta del Pacífico monitorea 24 horas, siete días, las estaciones sísmicas y de nivel de mar para alertar oportunamente sobre tsunamis que pudieran afectar a Puerto Rico. Para la primera alerta, los datos sísmicos son los más importantes. Los DART y estaciones costeras de nivel de mar se usan para confirmar o descartar la generación de tsunamis”, detalló von Hillebrandt-Andrade.

El coordinador de alertas de emergencia en el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan, Ernesto Morales, especificó que la agencia federal toma en consideración aspectos como la magnitud y la profundidad del evento, entre otros puntos.

Un tsunami es una serie de olas que se crean a partir de perturbaciones en el fondo oceánico, ya sea por un terremoto, deslizamientos, erupción volcánica o, incluso, impactos de meteoritos.

Actualmente, de acuerdo al National Data Buoy Center, las cuatro boyas de tsunami más cercanas a Puerto Rico —ubicadas al norte del archipiélago, al sur de República Dominicana y dos en Bahamas— continúan marcadas en rojo, lo que significa que las estaciones no han emitido datos en las últimas 24 horas.

No obstante, tanto el SNM como la Red Sísmica de Puerto Rico puntualizaron que sí están funcionando una variedad de boyas a lo largo del océano Atlántico y alrededor del país que, en caso de una emergencia, también pudieran dar información del oleaje.

En los primeros diez días del año, la Red Sísmica ha registrado 15 “sismos significativos”. Todos están entre las magnitudes 3.10 y 3.93. Mientras, en el mes de diciembre se reportaron 32 temblores.

El pasado viernes, 7 de enero, se cumplieron dos años del terremoto de magnitud 6.4 que remeció y causó destrozos en la región suroeste del archipiélago. La secuencia sísmica que inició en diciembre de 2019 no ha concluido oficialmente.

💬Ver comentarios