Rafael Méndez Tejeda, especialista en los efectos del fenómeno “El Niño” en el Caribe. (Archivo)
Méndez Tejeda demoró año y medio en escribir “Centros reguladores del clima del Caribe”, que publicó en verano pasado.

En Puerto Rico y las demás islas del Caribe, los ciclones tropicales, las olas de calor, inundaciones y la llegada del polvo del Sahara o sargazo, entre otros fenómenos complejos, son influenciados por la combinación de varios factores que el climatólogo Rafael Méndez Tejeda denominó “centros reguladores”.

Son, en total, siete factores que inciden en la vida social, económica y política, siendo –en palabras de Méndez Tejeda– “un hilo conductor entre toda la región”.

“No es el idioma ni la religión o política lo que nos identifica o conecta fácilmente como caribeños, sino los impactos climáticos”, afirmó, tras la reciente presentación de su nuevo libro titulado “Centros reguladores del clima del Caribe”, que le tomó año y medio escribir.

En el libro –de ocho capítulos–, Méndez Tejeda define y explica las interconexiones e impactos climáticos de los vientos alisios, el Anticiclón de las Azores, la Oscilación Multidecadal del Atlántico, la Oscilación del Atlántico Norte, el Fenómeno de El Niño, la Piscina de Agua Cálida del Atlántico y la Corriente de Chorro de Bajo Nivel del Caribe.

“Por ejemplo, para que haya sargazo, hay tres de los centros reguladores que juegan un papel muy importante: los vientos alisios, el Anticiclón de las Azores y la Oscilación del Atlántico Norte”, dijo, en entrevista con El Nuevo Día, el también director del Laboratorio de Investigación en Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Puerto Rico en Carolina y miembro del Comité de Expertos y Asesores sobre Cambio Climático.

“Otra cosa que me llamó la atención es el comportamiento de los huracanes que nacen en Cabo Verde y que, para poder llegar aquí, tiene que haber un Anticiclón de las Azores fuerte. Si es fuerte, los huracanes no van en su contra, sino que lo bordean, y pueden llegar a nosotros”, agregó.

Para Méndez Tejeda, su libro está dirigido a “curiosos e interesados en el clima, aunque no sean expertos”.

Como “principal aportación” de la obra, mencionó que “puede usarse como una manera de pronosticar qué eventos climáticos pueden ocurrir en mi región”. “Si la persona sabe que está presente el Fenómeno de La Niña y que los vientos alisios y el Anticiclón de las Azores son fuertes, podrá anticipar que habría una temporada de huracanes que podría impactar al Caribe”, destacó.

“Centros reguladores del clima del Caribe” se consigue en las principales librerías.

💬Ver comentarios