Esta fue la escena del accidente de avión en Cuba que dejó a sobre 100 personas muertas y del que este sábado se cumple un año. (AP Photo/Enrique de la Osa)

LA HABANA, Cuba.- A solo días de que se cumpla el aniversario del letal accidente aéreo que causó la muerte a 112 personas poco después de despegar del aeropuerto internacional José Martí de La Habana, las causas del siniestro siguen sin conocerse y se agota el plazo dado por las autoridades cubanas para entender qué provocó que el Boeing 737-200 fletado por Cubana de Aviación cayera a tierra.

El próximo sábado, 18 de mayo, se cumple un año de que al filo del mediodía la aeronave arrendada a la empresa mexicana Global Air, que cubría la ruta La Habana-Holguín, se estrellara poco después de despegar con 113 personas a bordo, entre ellas seis tripulantes. Solo una pasajera sobrevivió, la joven cubana Mailén Díaz Almaguer, holguinera y de 19 años de edad al momento del accidente, quien sobrepasó un peligroso y largo periodo de tratamiento intensivo para seguir con vida, a pesar de que sufrió severas quemaduras y la capacidad de moverse por sí misma.

Díaz Almaguer se mantiene recluida en un hospital de rehabilitación de La Habana, ha podido salir de las instalaciones con su familia y se mantiene activa en la red social Facebook, en la cual su último comentario fue una felicitación a las madres.

“Felicidades en este día tan especial a todas las madres, en especial a mi mami tan hermosa y buena, la mejor del mundo para mi bella hermana que me hizo muy feliz cuando fue mamá por darme la sobrina más linda y amorosa, a mis abuelitas preciosas, a todas las madres de mi familia y a mis amigas. Feliz día a todas y gracias a Dios por darme la oportunidad de disfrutar este día con las madres más hermosas de todo el universo”, escribió en la red social”, escribió en su perfil, donde el pasado 1 de mayo escribió un mensaje corto pero cargado de simbolismo.

“Comienza el mes que quisiera borrar del calendario”, sostuvo, recordando que daba inicio el mes que representa el aniversario del incidente que cambio su vida para siempre, pues en el que perdió la vida su esposo y ella sobrevivió.

En el accidente de avión murieron en el acto 110 de los pasajeros, seis de ellos tripulantes mexicanos, había cinco extranjeros y el resto eran cubanos, la mayoría de la provincia oriental de Holguín, hacia donde viajaba el avión. En la nave viajaban 58 mujeres y 55 hombres en total, entre ellos cinco niños, y sólo tres pasajeros sobrevivieron al impacto inmediato.

Además de Mailén Díaz Almaguer, lograron salir con vida del avión las féminas Gretell Landrovell Font, habanera, de 23 años, y Emiley Sánchez de la O, holguinera, de 39 años. Las dos murieron con el paso de los días por las heridas sufridas en el accidente.

Mailén no ha tenido comparecencias públicas, más allá de las fotos que postea en Facebook. Mediosespecializados en temática cubana asegura que vendió su historia para una película, pero no se sabe nada oficial.

Su familia tiene un pacto de silencio y no habla ni con la prensa estatal cubana. Los partes médicos sobre su condición se descontinuaron hace meses.

De la investigación tampoco se sabe mucho, se mantiene el acostumbrado manto de misterio en las comunicaciones públicas que adoptan las autoridades cubanas.

El pasado 14 de marzo de 2019 el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) -que lidera las investigaciones sobre el fatal accidente-, anunció que entraban en su etapa conclusiva y afirmó que se cumplirá con el plazo dado por la Organización Internacional de Aeronáutica Civil para cumplir con la pesquisa, que es de un año para aeronaves del tipo del avión siniestrado.

Cuba, como país en el que ocurrió el accidente, lidera la investigación, a la cual se unieron las autoridades de aeronáutica de Estados Unidos, por el avión ser de Boeing, y de México, porque la empresa propietaria es mexicana.

De hecho, las cajas negros de la aeronave, que no sufrieron daños, fueron enviadas a Estados Unidos para su evaluación y aportación de datos a la investigación.

La empresa Global Air confundió a la opinión pública en un punto de la investigación cuando el 16 de julio de 2018 difundió un comunicado en el que expresó que, según los datos de registro de voz y vuelo de la aeronave, su caída a tierra se debió a un error humano. La compañía buscaba que se su licencia de operación fuera restablecida.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) mexicana respondió al anuncio con un recordatorio de que la investigación todavía no había concluido y que el Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) era la única institución que podía determinar las causas del accidente.

Al otro día, la comisión multisectorial que investiga los motivos del accidente desmintió esa afirmación. “La comisión creada para la investigación de este accidente, declara que un proceso de esta magnitud requiere del análisis de múltiples factores y aun no ha concluido. Por tal motivo cualquier afirmación sobre las posibles causas que provocaron el fatal accidente es prematura”, indicó en un comunicado.

Se espera que en algún momento de esta semana se den a conocer los resultados de la investigación, pero se desconocen los pormenores.


💬Ver 0 comentarios