El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca. (EFE) (semisquare-x3)
El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca. (EFE)

La Habana, Cuba.- El Gobierno cubano dio garantías jurídicas a los empresarios que hacen negocios en Cuba, frente a las amenazas que asoman desde Estados Unidos por la aplicación plena de la Ley de Helms-Burton, que permite demandas a empresas que hacen negocios con propiedades nacionalizadas tras el triunfo revolucionario de 1959.

En una reunión este viernes con representantes de 136 empresas y representantes del cuerpo diplomático, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, aseguró que "será aplicada toda garantía contemplada en nuestro marco jurídico para proteger sus inversiones en Cuba, ante cualquier eventual demanda".

Malmierca señaló que la legislación cubana comprende la seguridad jurídica para los negocios que se hacen en la isla y que no reconoce leyes de otros países que son consideradas injerencias en los asuntos internos de Cuba.

“El gobierno cubano ratifica su decidida oposición y asegura que aplicará todas las garantías legales para proteger los negocios que existen en el país”, les dijo Malmierca a los empresarios con intereses en la isla.

Entre los asistentes a la reunión se encontraba el representante de la cadena hotelersa Meliá Internacional, la pionera en la isla en la creación  de una empresa mixta con el Estado cubano allá por el año 1990. Actualmente tiene 34 instalaciones y gestiona más de 15,000 habitaciones.

“La ley Helms-Burton, que pretendió alejarnos, nos ha acercado más para defender nuestros intereses comunes”, dijo Malmierca que también reconoció la necesidad de eliminar trabas burocráticas a los inversores porque es “fundamental para el desarrollo del país”.

Por su parte, José Vila, representante de una empresa mixta del sector de la minería, que opera desde hace cinco años en la zona occidental del país, destacó el aumento de la presión de las leyes del embargo de Estados Unidos para hacer más difícil la compra de suministros industriales en el exterior.

Por su parte, el director de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, consideró que será difícil que un reclamante pueda demostrar que su demanda procede con apego al Derecho.


💬Ver 0 comentarios