El gobierno cubano suspendió el desplazamiento interprovincial como medida para frenar la propagación del COVID-19. (EFE)

La Habana, Cuba - Las autoridades cubanas reportaron hoy, martes, ocho nuevos positivos al coronavirus (COVID-19), lo que elevó la cifra de casos a 48, pero informaron que uno de ellos fue dado de alta, el primer paciente infectado que abandona el hospital.

Mientras, Cuba intentaba poner el ejecución las medidas de prevención anunciadas por el gobierno el lunes, entre las que se incluyen la restricción fronteriza y el control de los movimiento de los turistas.

De los nuevos casos reportados, siete son cubanos que llegaron del extranjero, mientras que uno corresponde a una ciudadana rusa, de 60 años, que reside en Cuba y vino a la isla procedente de República Dominicana, donde estaba de visita. Arribó al país el 15 de marzo, comenzó con síntomas el día 18 y el 19 fue ingresada en el hospital.

Los casos de los siete cubanos son variados.

De España llegaron dos mujeres, una de 57 años y otra de 60. Tres positivos vinieron hace pocos días desde Estados Unidos, uno de 36 años, uno de 42 y otro de 49. A ellos se sumaron un hombre de 42 años que vino de Uruguay y otro de 49 que llegó de República Dominicana.

De los 48 pacientes diagnosticados con la enfermedad, se mantienen ingresados 45, de los cuales dos se mantienen en estado crítico y uno grave. De los 48 positivos, uno falleció, otro fue llevado en ambulancia aérea a Estados Unidos y uno fue dado de alta.

“Un equipo médico de especialistas en Terapia Intensiva y el Grupo de Expertos del Ministerio de Salud Pública mantienen una atención y seguimiento permanente a estos pacientes. El resto de los pacientes presentan una evolución clínica estable”, comunicó el Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), que reportó la primera alta de un caso enfermo.

“En el día de ayer se dio de alta médica del IPK al paciente de 25 años de edad, residente en Santa Clara, provincia Villa Clara, esposo de la ciudadana boliviana. Continúa con ingreso domiciliario durante 14 días, bajo supervisión médica diaria”, expresó la declaración.

Francisco Durán García, jefe de Epidemiología del Minsap, explicó que “el paciente fue dado de alta, pero hasta 15 días después todavía hay riesgo de alguna transmisión o complicación, según la experiencia en China. Por eso, aunque está de alta clínica, se mantiene en restricción en su domicilio y en vigilancia por los médicos dela familia”.

El galeno expresó que los casos del bebé de 18 meses, que junto a su madre dieron positivo tras estar en España, evolucionan bien y no muestran mayores complicaciones.

En Cuba, hasta el 23 de marzo, se encontraban ingresados en centros de aislamiento 1,229 pacientes, de ellos 174 extranjeros y 1,055 cubanos. Otras 33,132 personas son vigiladas en sus hogares por tener relaciones indirectas con sospechosos de estar infectados a través del sistema de atención primaria de salud de Cuba.

De los 1,229 ingresados, la prueba de detección se le ha hecho a 625 personas, pues las autoridades médicas cubanas, instadas por sus pares de China, entienden que los resultados positivos se dan entre el cuarto y séptimo día de iniciados los síntomas, antes de ese término dan un falso negativo.

Hoy entraron en vigor severas medidas fronterizas, las cuales prohíben la entrada de turistas y obliga a los residentes que lleguen a someterse a un aislamiento compulsivo en instalaciones seleccionadas por el Minsap.

Los nacionales cubanos tampoco podrán salir del país y los aeropuertos han sido tomados por las autoridades policiales para evitar el tráfico de personas que no sean pasajeros.

Durán García indicó que 2,539 pasajeros entraron ayer a Cuba, 396 de ellos extranjeros, en la última fecha antes de que se restringieran las fronteras.

Lograron salir el lunes 4,593 personas, pero todavía quedan en Cuba la friolera de 37,255 visitantes extranjeros, los cuales tienen impedido salir de sus hoteles o casas particulares, hasta tanto logren salir del país en alguno de los pocos vuelos que todavía operan en la isla.

Esa falta de turismo, el rublo de mayor crecimiento de Cuba en la última década y una de sus principales fuentes de divisas, prevé un impacto brutal en la economía cubana, que experimentará una reducción considerable en sus ingresos, a la vez que esta emergencia dispara sus gastos.


💬Ver 0 comentarios