El ELN se adjudicó la autoría de la explosión de la semana pasada en Colombia. (EFE) (horizontal-x3)
El ELN se adjudicó la autoría de la explosión de la semana pasada en Colombia. (EFE)

La Habana, Cuba - Los negociadores del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que se encuentran en Cuba se convirtieron en criminales buscados por la Interpol, a pesar de que los gobiernos cubano y noruego alertaron que las autoridades colombianas deben cumplir con el protocolo de ruptura que establece el acuerdo de conversaciones de paz para Colombia.

El impase entre los países garantes de las negociaciones de paz y Colombia mantiene a la alta dirigencia del ELN en un limbo procesal complejo, tras la explosión de un carrobomba en la Escuela de Policía General Santander en Bogotá el pasado jueves, 17 de enero, el cual dejó 20 cadetes muertos y cuya autoría fue admitida por el grupo guerrillero.

Una decena de alto mandos del grupo guerrillero, entre ellos el comandante Pablo Beltrán, su máximo dirigente, estaban en La Habana a la espera de la reactivación de los diálogos de paz con el gobierno colombiano cuando se registró el ataque.

El presidente de Colombia, Iván Duque, solicitó a Cuba que entregue a los guerrilleros para procesarlos como terroristas, pero el gobierno cubano se negó, pues su rol como garante de las charlas de paz le obliga a acogerse al acuerdo firmado entre las partes, el cual establece un protocolo estricto para el manejo de los negociadores del ELN en caso de ruptura de las negociaciones, lo que pasó a raíz del bombazo en la academia policial.

Duque indicó que su gobierno no reconocerá lo establecido en el protocolo porque fue firmado por la administración de su precedesor Juan Manuel Santos, lo que no lo hace obligado para la suya, con lo cual difiere también Noruega, otro de los países garantes junt con Chile, Ecuador, Brasil y Venezuela.

“Noruega valora y se toma muy en serio esta responsabilidad y la confianza depositada en nosotros (como país garante). Ejerciendo este papel, Noruega, junto con Cuba, Venezuela, Chile, Brasil y Ecuador, ha firmado varios documentos, inclusive el ‘protocolo establecido en caso de ruptura de negociación de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y el ELN’, en el que los firmantes asumen ciertos compromisos en la eventualidad de interrupción o fin oficial de las conversaciones. Como facilitador y garante consecuente, Noruega debe cumplir con sus compromisos”, expresó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega en una declaración enviada al gobierno colombiano.

A pesar de ello, el gobierno de Duque prosiguió con su intención de desconocer los acuerdos internacionales y la Fiscalía Nacional solicitó una orden de captura que la Interpol ha puesto en ejecución contra los negociadores del ELN, encabezada por un pedido contra Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, máximo dirigente del grupo y quien negó desde La Habana cualquier conocimiento del ataque, aunque reconoció la autoría del grupo.

Cuba es parte de la Interpol y se encuentra en medio de un gran dilema, pues si cumple con el acuerdo no estaría entregando a delincuentes buscados internacionalmente y declarados terroristas, mientras que si lo hace violentaría un pacto firmado con la comunidad internacional.

El protocolo, que fue firmado el 5 de abril de 2016, fue refrendado por Frank Pearl como jefe de la delegación del gobierno colombiano y por Antonio García como jefe de la delegación de la guerrilla del ELN, y tiene 11 puntos.

Uno de ellos sostiene que se tienen 15 días para el trámite de retorno de los integrantes del equipo negociador de la guerrilla del ELN en caso de rompimiento de las negociaciones.

“Si se rompen los diálogos de paz los países garantes y las partes contarán con 15 días a partir del anuncio para planear y concretar el retorno a Colombia de los miembros representantes de la delegación del ELN”, sostiene el documento.

“El documento para el procedimiento del retorno de la delegación del ELN, se acordará y redactará, en reunión con los países garantes, delegados del gobierno colombiano y delegados del ELN. Teniendo como modelo los protocolos para los traslados de la delegación del ELN durante los diálogos de paz”.

Sobre las operaciones militares dentro del retorno de la delegación del ELN indica el documento que “en caso de que sea necesario inserciones en territorio colombiano de la delegación del ELN, las operaciones militares cesarán durante 72 horas en áreas cuya extensión esté por definir”.

Los guerrilleros podrían, incluso, pedir asilo político a Cuba y complicar más el panorama, aunque Beltrán aseguró a medios cubanos que no es una ruta que tienen prevista.


💬Ver 0 comentarios