Los resultados alcanzados en Cuba en la disminución de la mortalidad del COVID-19 están basados en la detección temprana de casos. (EFE)
Los resultados alcanzados en Cuba en la disminución de la mortalidad del COVID-19 están basados en la detección temprana de casos. (EFE)

La Habana, Cuba - El gobierno cubano declaró que tiene bajo control a la pandemia de COVID-19, luego de que se reportara más de una semana sin muertes y con casi la totalidad de los casos registrados concentrados en La Habana, donde hoy se reportaron los 18 positivos a la enfermedad en la isla.

“Llevamos una semana sin muertes, lo que va significando que la pandemia está bajo control”, destacó el presidente Miguel Díaz-Canel, al encabezar la reunión del grupo de trabajo que guía el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba, donde se acumulan 2,191 positivos y 83 muertes.

Díaz-Canel afirmó que “se van consolidando los resultados con el aporte del sistema de Salud, de los protocolos que se han estado implementando de atención a pacientes, sobre todo graves y críticos; y también con el aporte de los científicos y con la aplicación de un grupo de medicamentos. Nosotros vamos disminuyendo, a lo que es casi imposible, las afectaciones en pacientes críticos y graves”.

Señaló que “prácticamente en la semana (que cerró el sábado) nos hemos mantenido con tres pacientes graves, sólo un día hubo uno crítico que después mejoró, por lo tanto, no hemos tenido que lamentar muertes”.

El mandatario, sin embargo, destacó que “esta fue una semana donde se nos incrementaron el número de casos activos y el número de casos por días, con relación a las últimas semanas que ya estábamos, como habíamos anunciado, en la cola de la epidemia en el país. Esto ha provocado un efecto de retraso en el momento en que podemos entrar a la etapa de recuperación”.

Díaz-Canel puso como ejemplo a los desafíos que interpone la pandemia al brote surgido en un barco mercante cubano, que llegó de México repleto de casos positivos al COVID-19.

“Se incorporó un número de casos que tienen que ver con el arribo en un barco de una tripulación cubana, que venía con contagio de la enfermedad, de fuentes en el extranjero”, expresó al referirse a que la embarcación procedía de México y sus tripulantes son de varias provincias del país.

De ellos 22 dieron positivo y todos, incluyendo a los no positivos, fueron aislados sin que hayan llegado a tocar tierra previamente, mientras que el barco pasó a un proceso de desinfección.

“Esas cuestiones nos va indicando, que debemos seguir centrándonos en cómo vamos a ir eliminando los residuales que nos puedan quedar, sobre todo los asociados a incompetencias o mal funcionamiento de alguna institución, que dé lugar a sucesos que provocan un pico en la epidemia”, manifestó.

Los resultados alcanzados en Cuba en la disminución de la mortalidad del COVID-19, que hoy llegaron a ocho días sin fallecimientos, están basados en la detección temprana de casos a través del sistema de atención primaria de salud del país, además del seguimiento estricto a los protocolos médicos que se emplean, aseguró el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

El experto expresó que en el país no se espera el diagnóstico de la persona para empezar tratamientos terapéuticos, con los cuales se busca elevar el sistema inmunológico.

Ante interrogantes de la prensa explicó que el ciento por ciento de los casos confirmados en el país inmediatamente se ingresan en hospitales y las personas sospechosas en centros de aislamiento donde se les aplican los esquemas terapéuticos, incluso siendo asintomáticos.

Entre ellos mencionó el Interferón alfa recombinante, la cloroquina, en determinados casos, y productos monoclonales, además se ha utilizado el suero hiperinmune a pacientes en estado grave o crítico con buenos resultados.

Durán García insistió en que, a pesar de los buenos resultados, se debe mantener la limitación del movimiento, el uso del protector nasobucal, extremar las medidas higiénico-sanitarias y el distanciamiento físico.

Sobre las medidas que se evalúan para la reapertura de los aeropuertos, precisó que se piensa en determinado momento al abrirse el turismo, la realización de las pruebas de Tecnología SUMA, para detectar positivos.

“Ello demoraría la salida de las personas del aeropuerto, pero ayudaría a protegerlas y por ende, al resto del país”, enfatizó.

Durán dijo que no en todas las naciones se plantea la utilización de pruebas de diagnóstico en los aeropuertos, solo la toma de temperaturas.

Cuba todavía no ha determinado cuándo reabrirá sus fronteras, pero diversos reportes dados por la isla a organizaciones internacionales, como la que regula la aviación internacional, apuntan a que no pasará hasta el 1 de agosto.

Cuba reportó hoy 18 nuevos casos positivos a la COVID-19, todos en la provincia de La Habana, que acumula 1,159 contagios, para el 52.9 de los registrados en todo el país.