Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En la foto Deborah Oquendo y Edwin Rivera junto a su hija Génesis Rivera. Edwin contó que otros puertorrriqueños establecidos en el centro de la Florida antes del huracán María le decían que no "cabía aquí".
En la foto Deborah Oquendo y Edwin Rivera junto a su hija Génesis Rivera. Edwin contó que otros puertorrriqueños establecidos en el centro de la Florida antes del huracán María le decían que no "cabía aquí". (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando, Florida – Es ahora, a sus 47 años, que Edwin Rivera entiende el refrán que dice “no hay peor cuña que la del mismo palo”.

💬Ver comentarios