López durante la radicación de su intención a ser candidato a Alguacil del Condado de Osceola. (Suministrada) (horizontal-x3)
López durante la radicación de su intención a ser candidato a Alguacil del Condado de Osceola. (Suministrada)

Orlando - Cuando el puertorriqueño Marcos López radicó este fin de semana su candidatura para convertirse en alguacil del condado de Osceola, nunca pensó que al intentarlo por segunda vez lo despedirían de la oficina que busca dirigir.

López había intentado aspirar a la más alta posición en la oficina del Alguacil de Osceola en el 2016. “Lo quería hacer pues no me hacía sentido que una comunidad donde el 50% es hispana, eso no estuviera representado en las posiciones administrativas. Eso debe reflejarse”, explicó hoy.

Pero, al radicar su candidatura, su plataforma política, que en ese entonces era como candidato independiente, fue interpretada como una crítica a la administración. Por ello fue degradado de sargento a patrullero. López, que tiene 50 años, casado y padre de un niño de 9 años, lleva 17 años laborando en la Oficina del Alguacil del condado de Osceola.

“Fui degradado injusta e ilegalmente”, dijo el hombre cuyo padre es de Caguas y su madre de Utuado.

El caso está pendiente de ser llevado a la consideración del Tribunal Supremo.

Pero este fin de semana quiso volver a lanzar su aspiración a ser el Alguacil de este condado, pero por el Partido Demócrata. 

El viernes presentó en la Oficina del Supervisor de Elecciones una intención de radicación de candidatura. Para ser certificado como candidato oficial tiene pendiente tomar cursos de ética gubernamental, presentar sus estados financieros, abrir una cuenta bancaria para su campaña y presentar 2,188 firmas de electores.

Sin embargo, ese mismo día recibió una carta del Sheriff del condado de Osceola, Russ Gibson, notificándole que estaba despedido. “En vista de que usted ha radicado una candidatura para aspirar a ser Alguacil del condado de Osceola en el 2020 estoy dando por terminado su empleo efectivo hoy”, indica la carta. 

“Usted no tiene un derecho constitucional a correr en contra un alguacil incumbente que tiene y entiende que, como alguacil, debo tener la confianza de que usted me representará efectivamente, pero sus acciones me hacen ver claramente que no puedo”, dice la carta de despido de Gibson.

López dijo que está evaluando este caso con sus abogados con miras a solicitar una orden de emergencia de un juez para que se ordene su inmediata restitución toda vez que aún no es un candidato oficial. “Gibson actuó muy rápido. Aún no soy candidato. No sé qué le pasa pues hasta vecinos somos”, dijo López quien vive en la ciudad de Harmony, en ese condado.

El portavoz de prensa de la oficina del Alguacil del condado de Osceola, Jacob Ruiz, confirmó hoy que, en efecto, López fue despedido.

Explicó que la ley establece que cualquier persona que sea un empleado y rete al jefe incumbente en unas elecciones, tiene que renunciar por un asunto de falta de confianza. Dijo que la ley es clara en que esto aplica aun cuando la persona manifiesta su intención de correr a un puesto político y todavía no sea un candidato en propiedad.

“Lo correcto hubiera sido que (López) presentara su renuncia. Se le dio la opción, pero no lo hizo”, dijo Ruiz.



💬Ver 0 comentarios