Liliana Pickens, Vilmarie Monopoli y Héctor Rivera son los rostros detrás del podcast “Brincando el charco”, que lleva casi dos décadas. (semisquare-x3)
Liliana Pickens, Vilmarie Monopoli y Héctor Rivera son los rostros detrás del podcast “Brincando el charco”, que lleva casi dos décadas. (Carla Martínez/Especial para El Nuevo Día)

Orlando, Florida - Estas dos amigas boricuas que viven en Florida hace casi dos décadas hicieron un buen día lo que siempre suelen realizar cuando se juntan: hablar de música, hablar de Puerto Rico, comentar los temas de tendencia y reírse mucho.

La diferencia estuvo en que, en esa ocasión, recurrieron a unas plataformas multimediales para conectarse, grabaron lo ocurrido y lo publicaron en un podcast.

Los podcasts son producciones de audio o vídeo que un usuario puede descargar de la Internet y escucharlo o verlo cuando quiera.

La doradeña Vilmarie Monopoli –quien ahora vive en Melborne- y la guaynabeña Liliana Pickens -quien reside en Orlando- bautizaron su proyecto con el nombre “Brincando el charco”, una frase que se refiere el acto del boricua cuando cruza el Atlántico (el charco) para mudarse a otro lugar.

En esencia, este proyecto tiene la misión de crear comunidad entre los boricuas que viven en estas planicies floridanas y en el resto de los Estados Unidos, a través de la discusión de aspectos vinculados con la cultura puertorriqueña.

“Lo que queremos es entablar una conversación con nuestros escuchas a través de las conversaciones que tenemos con nuestros invitados y también creando eventos donde podamos compartir”, explicó Vilmarie.

En una ocasión, en medio de una de sus emisiones, Vilmarie mandó un saludo al cantante Roy Brown, de quien es fanática.

No pasó mucho tiempo cuando el cantautor devolvió el saludo, a través de una llamada telefónica en la que accedió a participar en una de las emisiones de “Brincando el charco”.

Lo cuentan y se mueren de la risa como quien recuerda una travesura de la niñez.

En otro momento, quisieron hacer un evento público enfocado en la generación X, ese grupo que en la actualidad tiene entre los 40 y 50 años de edad y para quienes, según ellas, no hay muchos eventos o actividades sociales.

Lograron invitar a Rick Laureano, guitarrista de Fiel a la Vega, a la cantante Yaire y a Gabriel Casiano, un artista de Orlando.

El evento tuvo eco, pero no quedó en un mero junte social. A Vilmarie y Liliana se les ocurrió la idea de aprovechar la ocasión para recaudar fondos y destinarlos a una organización sin fines de lucro en Puerto Rico.

“Lo recaudado lo dimos a ‘La casa de Todos’ en Juncos, un albergue temporal para niños víctimas de maltrato y mujeres sobrevivientes de violencia doméstica”, explicó Liliana.

“Para nosotras, es importante que cada evento tenga un propósito social. Para el 2019, haremos otro y lo que logremos recaudar será para la Fundación Ricky Martin”, agregó.

Esta fundación se dedica a denunciar y combatir el tráfico humano.

El podcast se graba todos los miércoles. Cada cual se conecta utilizando la plataforma Skype.

La producción suele durar entre 30 minutos y una hora y se habla de todo, desde música, temas médicos, política, temas culturales y hasta asuntos.

Para la fase técnica de la producción final, reclutaron a Héctor Rivera, quien es hermano de Liliana.

“¡Pero no podemos seguir pagándole con comida!”, subrayó Liliana, al indicar que los planes futuros son tratar de comercializar el producto para generar ingresos.


💬Ver 0 comentarios