Los alumnos denunciaron que no se está atendiendo adecuadamente la situación emocional de los estudiantes. (GFR Media) (semisquare-x3)
Los alumnos denunciaron que no se está atendiendo adecuadamente la situación emocional de los estudiantes. (GFR Media)

Orlando, Florida – Estudiantes de la escuela superior Marjory Stoneman Douglas de Parkland, donde el año pasado ocurrió una balacera que cobró la vida de 17 personas, realizaron ayer una protesta pasiva protagonizada por decenas de jóvenes que decidieron abandonar las aulas.

La manifestación ocurrió a varias semanas de reportarse que dos estudiantes de esa escuela -a tres horas al sur de Orlando- se quitaron la vida a consecuencia de una depresión causada precisamente por la tragedia masiva ocurrida el 14 de febrero de 2018.

La protesta, reportada en vivo por la emisora Sky10, dio cuenta del momento en que un centenar de estudiantes decidieron caminar fuera de sus salones de clase en una acción coordinada, pero pacífica.

Estudiantes entrevistados intentaron expresar que el distrito escolar no está atendiendo adecuadamente la situación emocional de los alumnos a más de un año de esta tragedia, que ocurrió cuando Nikolas Cruz, un exestudiante del plantel, entró a la instalación y abrió fuego, matando a 17 estudiantes y maestros.

“Las barras de granola y guineo no nos están ayudando. Pintar rocas y tarjetas no nos está ayudando. Son dulces, pero no tanto como quisiéramos que fuera”, denunció la estudiante Hailey Jacobson al manifestar la necesidad de acciones más contundentes para ayudar a esa comunidad.

En la tarde, el superintendente de las escuelas públicas del Condado de Broward, Robert Runcie, destacó los servicios que se han provisto desde la balacera y luego de los recientes suicidios, y puntualizó que 23 profesionales de la salud mental y expertos en traumas estuvieron esta semana en esa escuela ofreciendo charlas sobre prevención de suicidio y ofreciendo adiestramiento a los empleados del plantel.

“Si te sientes estresado, deprimido, tienes algún tipo de preocupación, hemos desplegado y asignado personas en tu escuela para ayudarte específicamente a lidiar con los desafíos que tengas. Y si no te sientes cómodo en tu entorno escolar hemos creado otras oportunidades fuera de la escuela”, dijo Runcie.

“No lo conseguiremos al 100 por ciento de forma correcta, ya saben, son 3,000 estudiantes y más de 200 administradores en esta escuela los efectos colaterales de esta tragedia en toda la comunidad. No es realista”, agregó el funcionario.

Hace poco más de dos semanas, la joven universitaria y egresada de esa escuela, Sydney Aiello se quitó la vida. Aiello había sobrevivido a la balacera, pero optó por quitarse la vida deprimida por la angustia que le producía el recuerdo de esta tragedia, según dijeron entonces sus familiares.

Varios días más tarde, se reportó un segundo suicidio de un joven afroamericano de 17 años que posteriormente fue identificado como Calvin Desir.


💬Ver 0 comentarios