Los siete miembros de la Junta de Supervisión Fiscal.
Los siete miembros de la Junta de Supervisión Fiscal fueron nombrados el 31 de agosto de 2016.

Washington – La Casa Blanca ha pedido esta semana al liderato del Congreso poner en marcha el proceso para renovar la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las finanzas públicas de Puerto Rico, según fuentes republicanas y demócratas.

Las fuentes indicaron que la Casa Blanca solicitó a los líderes del Congreso someter candidatos para el presidente Donald Trump nombrar nuevos miembros a la JSF y probablemente redesignar a algunos.

Los nombramientos originales de los siete miembros de la JSF vencieron el 30 de agosto de 2019.

El proceso de renovación comenzó a moverse el 1 de julio luego de las renuncias del presidente de la JSF, José Carrión, y de Carlos García, que son efectivas el 5 de octubre y el 31 de agosto, respectivamente.

[Revive la entrevista a José Carrión tras su salida de la Junta Fiscal]

Entonces, el coordinador del gobierno de Trump para la reconstrucción de Puerto Rico, Peter Brown, reconoció que se producirían “múltiples” renuncias. “Múltiples miembros de la JSF han expresado interés en dejar la Junta en el futuro cercano y la Casa Blanca ha comenzado a trabajar con los líderes del Congreso para trazar un camino hacia adelante para que la junta pueda continuar con su importante trabajo”, tuiteó el mismo 1 de julio el contralmirante Brown.

The Wall Street Journal publicó hoy que el presidente Trump se prepara para los nombramientos.

En este momento lo que se busca es poner en marcha formalmente el proceso, con la presentación de los candidatos de los líderes del Congreso, explicaron dos fuentes de El Nuevo Día, una republicana y otra demócrata.

Se pueden requerir hasta dos meses para completar el proceso de selección del candidato y la verificación de su historial que lleva a cabo el FBI.

Al renovar la JSF antes de las elecciones, ya sea nombrando nuevos miembros o redesignando a algunos, la Casa Blanca se asegura de mantener un equilibro de cuatro republicanos y tres demócratas en el ente fiscal.

Entre los potenciales candidatos republicanos a la JSF, un nombre que se ha mencionado con fuerza es el del propio contralmirante Brown, quien tendría que dejar su puesto federal si estuviera interesado y fuese el escogido de Trump.

Brown – quien se dice quiere regresar a Florida-, pudiera ser un fuerte candidato para llenar el puesto que ocupa José Ramón González, quien fue nombrado directamente por el entonces presidente Barack Obama. Desde 2019, se ha rumoreado la salida de José Ramón González de la JSF.

La oficina de Brown refirió cualquier pregunta a la Oficina de Prensa Casa Blanca, que esta noche no devolvió mensajes.

The Wall Street Journal menciona, entre otros posibles candidatos republicanos, al puertorriqueño Javier Ortiz, un empresario que fue parte del comité de transición del presidente de Estados Unidos y colabora con el comité Latinos por Trump, y al exdirector de Presupuesto de los gobiernos de Utah y Michigan John Nixon, quien hasta 2019 fue un alto ejecutivo en la Universidad de Utah.

Alude también al premio Nobel de Economía y profesor de Columbia University Joseph Stiglitz, un potencial candidato del liderato demócrata. Una fuente dijo que no cree que Stiglitz tenga el tiempo para vincularse al ente fiscal o que haya sido consultado.

Bajo la ley Promesa, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, puede proponer listas para escoger dos candidatos, uno de los cuales debe residir o tener negocios en la Isla. En 2016, como líder de la minoría cameral, Pelosi recomendó a Ana Matosantos.

Hace unos días, el presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara baja federal, el demócrata Raul Grijalva, quien supervisa los trabajos de la JSF, propuso a Pelosi llevar a cabo un procedimiento público para proponer sus candidatos.

Tanto Carrión como García fueron recomendados por el entonces speaker Paul Ryan.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, propuso en 2016 a dos de los miembros actuales – David Skeel y Andrew Biggs-, que se dice quieren seguir en sus puestos. McConnell tiene aún el poder para recomendar dos de los miembros.

Tanto el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, quien como portavoz adjunto propuso a Arthur González en 2016, como el líder de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, pueden impulsar un candidato cada uno.

Mientras, el presidente Trump nombraría directamente el séptimo miembro de la junta.