Elizabeth Torres, delegada electa para cabildear por la estadidad.
Elizabeth Torres, delegada electa para cabildear por la estadidad. (Xavier J. Araújo Berríos)

Washington D.C. – Elizabeth Torres, delegada electa para cabildear por la estadidad, afirmó que “es hora” de que los estadistas conservadores asuman el control del Partido Nuevo Progresista (PNP) o examinen la posibilidad de fundar otra colectividad.

“El 80% (del PNP) está compuesto por conservadores. Es hora de que nos apropiemos del partido”, indicó Torres en una entrevista anoche por Facebook con Dania Alexandrino, quien tiene un programa radial en Orlando, Florida,

Torres ha pedido al gobernador Pedro Pierluisi eliminar la delegación de seis funcionarios electos por la estadidad, un grupo que considera “un embeleco” que no va a conseguir avanzar esa alternativa de status hasta que haya un plebiscito en Puerto Rico que tenga el aval del Departamento de Justicia de Estados Unidos como permitiría una ley federal de 2014.

La funcionaria ha insistido en que el gobernador Pierluisi ha admitido al grupo de delegados que el proyecto de ley pro estadidad del demócrata Darren Soto (Florida) y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien es republicana, está estancado y no tiene futuro en el Senado. Solo un “milagro” puede lograr que se apruebe en el Senado, ha dicho Pierluisi, según Torres.

Pero, sostuvo que el PNP trata el tema del status solo con fines electorales locales, en vez de convocar antes de las elecciones legislativas estadounidenses de 2022 a un nuevo plebiscito en Puerto Rico que pueda lograr que el Departamento de Justicia de Estados Unidos apruebe las definiciones de status y la campaña educativa de un nuevo plebiscito en la Isla.

También afirmó que el exgobernador Ricardo Rosselló Nevares, electo por nominación directa y quien según el Departamento de Justicia no tiene domicilio en Puerto Rico, violó la ley electoral.

“Ni (Pedro) Pierluisi ni Ricardo Rosselló tienen ningún interés en mover la estadidad para nada”, sostuvo Torres, quien fue electa para presionar por la estadidad en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Torres lamentó haber votado por Pierluisi en 2020.

“Dividí mi voto entre mis valores y la estadidad”, dijo, al indicar que no podía votar por el candidato del partido Proyecto Dignidad a gobernador, César Vázquez, porque cree en que el debate sobre el futuro político de Puerto Rico se debe encaminar por medio de una Asamblea Constitucional de Status.

Aunque reconoce que no está formalmente afiliada al Partido Republicano de Estados Unidos, dijo que cree en sus valores.

“No vuelvo en mi vida a votar por un demócrata, ni muerta”, subrayó Torres, al señalar además que hasta ahora los comités locales de los partidos estadounidenses son solo “clubes” políticos.

Esta semana, el delegado permanente del Partido Demócrata de Estados Unidos en Puerto Rico, Luis Dávila Pernas, dijo que ha propuesto al PNP que promueva que sus aspirantes a puestos electivos también se identifiquen como demócratas o republicanos.

Ante las objeciones de sus colegas a que se les llame “cabilderos por la estadidad”, Torres señaló que “es un trabajo de cabildeo el que nosotros hacemos”.

En su informe, Torres sostuvo que “no existe en ley nada que justifique nuestra existencia ni el gasto que, mantenerla por tres años, conlleva”, pues “demasiadas cosas se han hecho mal, es hora de enmendarlas”.

Torres ha señalado que el grupo de cabilderos por la estadidad opera “como un brazo político del Partido Nuevo Progresista”, cuyos líderes considera “han convertido la estadidad en un espejismo”.

La ley 167 de 2020 permitió la elección, con una participación del 3.9% del electorado, de seis funcionarios que deben dedicarse a cabildear en Washington a favor de la estadidad para Puerto Rico.

Con excepción del exgobernador Rosselló Nevares, que ha preferido seguir trabajando al mismo tiempo en la empresa privada, los otros cinco delegados tienen un salario de $90,000 anuales y pueden reclamar reembolsos de hasta $30,000 por sus gastos de este año fiscal puertorriqueño.

En su informe, también advirtió que el exgobernador Rosselló Nevares ha querido controlar la agenda del grupo y busca “utilizar la plataforma y los accesos que le provee la delegación, no solo para limpiar su imagen sino para ir creando una estructura político partidista de cara al 2024-28″.

💬Ver comentarios