Luis Roberto Piñero, candidato a comisionado residente por el Partido Independentista Puertorriqueño. (ELNUEVODIA.COM)

Washington D.C.Luis Roberto Piñero ve su candidatura a comisionado residente en Washington por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) como una plataforma para enfrentar a Estados Unidos con el problema colonial de la isla.

Lo primero, dijo, es acabar con la Ley Promesa que creó un sistema de bancarrota territorial, a cambio de imponer una Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las decisiones financieras del gobierno del territorio.

Nos decían que venían a arreglar la casa y ponerla en orden. Esa no ha sido la realidad. Estamos peor que hace cuatro años”, dijo Piñero, en una entrevista en el podcast “Desde Washington” del periódico El Nuevo Día.

Piñero, pediatra de profesión, sostuvo que no debe haber duda de que Estados Unidos – en momentos en que el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, habla de cancelar deuda ilegítima-, tiene la opción de “eliminar la deuda de golpe y porrazo” y permitir a Puerto Rico una verdadera recuperación de su economía.

Puedes escuchar aquí la entrevista con Luis Roberto Piñero:

Para Piñero, la Ley Promesa es “un obstáculo” para lograr esa cancelación de la deuda, ante el sistema de reestructuración que ha establecido por la vía judicial.

Piñero - quien mantiene su trabajo a tiempo completo como médico en un hospital-, está vinculando al PIP desde 1988. Ha aspirado en dos ocasiones a alcalde de San Juan. También fue candidato a representante por el distrito 4 de la capital.

En su agenda, Piñero tiene la propuesta del PIP a favor de una Asamblea de Descolonización, el mecanismo que considera permitirá iniciar un proceso de diálogo y negociación con Estados Unidos para redefinir las relaciones entre Washington y San Juan.

Piñero adelantó que mientras más se acerca la votación el PIP “lanzará una campaña más agresiva” para que los electores de Puerto Rico voten “No” en el referéndum proestadidad del 3 de noviembre.

“La inmensa mayoría de los puertorriqueños está en contra de la estadidad. Eso es indiscutible”, dijo, aunque considera que muchas personas no quieren “participar del proceso” porque lo ven como “un entrampamiento” o una votación fútil por no ser vinculante para el gobierno de Estados Unidos, que lo ha rechazado.

Piñero exhortó a los que rechazan la estadidad a movilizarse a las urnas y no dejar esa papeleta en blanco.

“Aunque estemos molestos con la manera atropellada en que se aprobó” el plebiscito y “gasto millonario” que significa, “es importante votarle que no a la estadidad”, pues la votación tendrá repercusiones “a nivel del mundo entero”, sostuvo.

“Decir no a la estadidad comienza a levantar bandera en unos sectores que no conocen la realidad puertorriqueña”, agregó.

En momentos en que el presidente Donald Trump ha rechazado la estadidad para Puerto Rico, Piñero afirmó que el punto verdaderamente importante del plan para la isla del exvicepresidente Biden es su reconocimiento de que hay que atender el tema del status.

Para el candidato independentista, las negociaciones que tuvieron lugar de 1989 a 1991 en el Congreso en busca de un proceso de status, confirmaron la viabilidad de un acuerdo con Estados Unidos hacia una transición a la independencia que permita a la economía ajustarse a los cambios que representaría un Puerto Rico soberano.

“Lo que necesitamos es poder trabajar en esa dirección para poder desarrollar a Puerto Rico.., (por medio del derecho internacional) Estados Unidos tiene una responsabilidad con sus colonias, para que puedan echar hacia delante”, dijo.

Pese a la pandemia del coronavirus, Piñero – una crisis que vive de cerca como médico-, contó que tomando las medidas de precaución ha podido visitar 68 de los 78 municipios para esta campaña.

“Tengo en agenda poder llegar a la mayoría de los municipios que me faltan”, señaló, al indicar que ha buscado superar no solo las complicaciones que causa la pandemia, sino los limitados recursos económicos del PIP, cuya campaña se ha centrado en su candidato a gobernador, el senador Juan Dalmau.