El movimiento de carga aérea en Puerto Rico podría beneficiarse de la dispensa a las leyes de cabotaje si el cambio demora más de dos años. En la foto, aviones de al empresa FedEx, una de las que más acarreo aéreo hace en la isla. (GFR Media)
La GAO determinó que a los estudios que se han hecho sobre el potencial de la isla les falta “cuantificar esos beneficios”.

Washington D.C. – La Oficina de Contraloría General federal (GAO, por sus siglas en inglés) publicó hoy un informe en el que analiza el potencial de Puerto Rico como centro de transbordo para carga aérea, una iniciativa que puede ayudar particularmente a la industria manufacturera de la Isla.

El estudio pasa revista, principalmente, a la situación del mercado internacional de carga aérea y a los argumentos que ha presentado el gobierno de Puerto Rico.

Pero, advirtió que se requieren análisis más detallados para cuantificar el impacto en la economía de medidas que ayuden a la isla a ser un centro de transbordo para carga aérea. Según el informe de la GAO -solicitado en 2018 por el Congreso por medio de una enmienda de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González-, los estudios sobre el potencial de la Isla adolecen de información que permita “cuantificar esos beneficios”.

En gran medida, indicó la GAO, el potencial de Puerto Rico para convertirse en un centro importante para el transbordo de carga aérea va a depender de “como las compañías aéreas sopesan los diversos factores” asociados con esa empresa, entre ellos la localización geográfica de los aeropuertos, la proximidad a redes de transportación, el apoyo que tiene en cuanto a infraestructura y recursos y la regulación ambiental.

Las empresas de transporte de carga, sostiene el informe, toman en cuenta cuan cerca está el aeropuerto a sus clientes.

Los sectores empresariales en la Isla consideran que los aeropuertos internacionales de Puerto Rico son infrautilizados.

El clima - en un Caribe propenso al desarrollo de tormentas-, puede ser otro factor.

El Departamento de Transportación de Estados Unidos aprobó a finales de abril una dispensa de dos años que permitirá derechos de transferencia de carga que también tienen el estado de Alaska, y los territorios de Guam y las Islas Marianas del Norte.

Pero, en el caso de Puerto Rico la decisión abarca también a los pasajeros.

“El gobierno y las partes interesadas de la industria de Puerto Rico con las que habló la GAO dijeron que el aumento de la carga aérea beneficiaría a sus aeropuertos y tendría efectos positivos en la economía puertorriqueña", indicó el informe de la GAO.

Por ejemplo, agregó el análisis "los funcionarios señalaron que la expansión de operaciones de carga aérea podría aumentar el uso de aeropuertos subutilizados y crear oportunidades para industria existente, como la farmacéutica, dispositivos médicos, y aeroespacial, y ayudar a desarrollar otras nuevas”.

El estudio sostiene que hay sectores que dicen que la localización geográfica de Puerto Rico puede ayudar la Isla a servir como punto de reabastecimiento de carga para vuelos entre Europa y América Latina. Pero, otros piensan que Puerto Rico está muy cerca de los principales destinos latinoamericanos para cumplir con ese propósito. También menciona la proximidad de la Isla con el aeropuerto internacional de Miami.

Con respecto a la industria manufacturera - un sector de la economía que los gobiernos de Estados Unidos y Puerto Rico quieren incentivar más-, el informe indica que uno de los entrevistados comentó que “las empresas manufactureras en la Isla transportan la mayoría de sus productos a Miami (Florida)", para entonces distribuirlos mundialmente.

“La expansión de las operaciones de carga aérea probablemente permitiría a los manufactureros de Puerto Rico recibir materias primas y equipos más rápidamente, así como enviar sus productos directamente al mercado en lugar de hacerlo a través de otros aeropuertos”, añadió.

De 2016 a 2018, la carga aérea entre Estados Unidos y regiones como América Latina, Europa y África, representó el 46% de la carga aérea que pasó por aeropuertos estadounidenses.

A cuatro países – México, Colombia, Ecuador y Brasil-, fue la mayoría (64%) de la carga transportada por aire hacia Latinoamérica desde Estados Unidos. Pero, el aeropuerto de Aguadilla solo movió el 1.4% de esa carga y el Luis Muñoz Marín 0.5%.

Mientras, Alemania, Luxemburgo, el Reino Unido y Francia representaron el 72% del tráfico aéreo entre Estados Unidos y Europa. Pero, Aguadilla fue solo el 0.8% y el Luis Muñoz Marín 0.1%.

La GAO sostuvo que mientras el tráfico de carga en los aeropuertos de República Dominicana aumentó en un 17% de 2014 a 2018, los datos del Departamento de Transportación federal apuntan a que los aeropuertos de Puerto Rico tuvieron una disminución de 3% entre 2008 y 2017.

Para la comisionada González, el análisis de la GAO abre la puerta a seguir impulsando tanto la extensión de la dispensa temporal del Departamento de Transportación federal como su legislación para eximir a Puerto Rico de las normas federales de cabotaje aéreo.

La GAO toma nota que cuando se aprobó la dispensa de dos años en el Departamento de Transportación, “algunos comentaristas” indicaron que eximir a la Isla de las normas de cabotaje aéreo “sería ventajoso para los transportistas extranjeros y obstaculizaría el desarrollo de las operaciones de los transportistas estadounidenses en Puerto Rico”.

El estudio - hecho entre marzo de 2019 y octubre de 2020-, indica que la información provista por el propio gobierno de Puerto Rico acentúa que el status territorial de la la Isla “proporciona a las empresas el mismo nivel de estabilidad, protección y seguridad operacional” que existe en jurisdicciones de Estados Unidos.