Larry Ayuso sostiene una de las zapatillas que le regaló su amigo Carlos Arroyo, a su lado con la otra. (horizontal-x3)
Larry Ayuso sostiene una de las zapatillas que le regaló su amigo Carlos Arroyo, a su lado con la otra. (Captura de pantalla)

El reencuentro de Carlos Arroyo y Larry Ayuso en el uniforme de los Cariduros de Fajardo en esta temporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN), podría marcar la última vez que ambos jueguen juntos si optan por el retiro... si es que se deciden de una vez.

Pero a juzgar por la demostración que tuvo Arroyo en la campaña regular con los Cariduros, guiándolos a la clasificación a la postemporada, y por la condición en que se presentó Ayuso a la cancha, a pesar de que ningún equipo le ofreció contrato a inicios del torneo en mayo, los dos parecen estar huyéndole al retiro deportivo. Y esto aunque parecen conscientes de que están en la última etapa de sus respectivas carreras.

Creo que es inevitable hablar de eso (lo inminente del retiro) por las edades de nosotros y los años que llevamos haciendo esto”, contestó Arroyo cuando se le preguntó si cree que el adiós al básquet se está acercando, máxime luego del obsequio que le hizo a su amigo y excompañero de la Selección, de unas zapatillas Nike modelo Kobe Bryant, personalizadas con datos de la carrera de Ayuso. Ambos postearon fotos en las redes sociales mostrando el regalo de Arroyo.

No traté de tirar ningún mensaje entrelíneas, ni nada de eso”, dijo sonriendo Arroyo sobre el gesto que tuvo para su compañero. “Simplemente mostrando mi respeto a su carrera, porque he estado compitiendo con él no solo en el patio, sino también en el Equipo Nacional, en el que por más de una década estuvimos juntos. Es honrando todos esos años que estuvimos juntos”.

En efecto, ambos debutaron al mismo tiempo en la Selección a principios de la década de 2000.

En tanto, Arroyo, a sus 39 años, anotó 564 puntos para los Cariduros en la temporada regular, para promedio de 16.1 por juego junto a 7.3 asistencias para ser el líder en este departamento. De hecho, las estadísticas del veterano armador en 2018 están entre sus mejores demostraciones en 11 temporadas de experiencia en el BSN.

De las campañas que ha jugado a tiempo completo, solo en 1997 con 18 años (16.9 puntos y 5.5 asistencias por juego) y en 2000 con 20 años (17.4 puntos y 3.9 asistencias) Arroyo tuvo mejor promedio de anotaciones. Fue desde su retorno al BSN, tras una ausencia de 11 temporadas mientras hacía carrera en la NBA y Europa, que Arroyo ha tenido sus mejores demostraciones en la liga local.

Palabras mayores para un atleta que a su edad debería estar mermando en producción o que incluso ya podría estar retirado.

Ayuso también fue cortado por la misma tijera. En la pasada fase regular promedió 7.5 puntos en apenas 17 minutos por juego, ahora en un papel saliendo del banco. También se debe destacar que a sus 41 años, conserva su puntería intacta y cualquier noche puede acabarle el baile a cualquier oponente. El jueves en el revés de Fajardo ante Quebradillas, anotó 12 puntos en apenas 21 minutos, producto de cuatro triples en nueve intentos.

Agradecido del gesto

Ayuso, por su lado,dice que su compañero lo tomó por sorpresa con el detalle de las zapatillas personalizadas.

Me quedé sin palabras. Siempre hay un respeto y tenemos una relación más allá de la cancha. Nos conocemos muy bien, y para mí siempre ha sido un privilegio, un honor y un orgullo representar los mismos colores con él. El historial de nosotros ha sido bien bonito. Eso es algo que me llevaré conmigo y es un detalle que le da el recordatorio a uno de la amistad y de esa conexión que tenemos todavía”, señaló Ayuso.

El certero trespuntista, por nueve temporadas el mejor en ese renglón en el BSN, pareció lanzarle un reto al veterano armador, cuando se le preguntó también si cree que será la última vez al lado de su amigo.

Yo no sé él, pero yo sigo jugando. Este no será mi último año. Todavía tengo algo que terminar... no es este año”, aseguró Ayuso.

Decisión inminente

Arroyo, aunque no habla de retiro, sabe que se está acercando el momento y, por lo tanto, cree que esta podría ser la última vez que juegue con Ayuso al lado.

“Puede ser; entiendo que sí”, dijo Arroyo a El Nuevo Día el jueves, en torno a la posibilidad de que estén jugando por última vez juntos.

También su mensaje en Instagram cuando publicó la foto con las zapatillas que le obsequió a Ayuso, habla por sí solo: “El baloncesto nos ha dado la oportunidad de representar a nuestro país por más de una década juntos y hoy día nos une nuevamente al final de nuestras carreras”, escribió Arroyo.

Aún tras su sueño

En su segunda temporada como coapoderado y jugador de los Cariduros, Arroyo dice que cumplirá su deseo de terminar jugando en su ciudad natal en el momento que lo determine.

“Por lo menos en lo personal, mi sueño era venir aquí y terminar mi carrera frente a mi familia y donde comenzó todo”, dijo.

“Yo no puedo hablar por él, porque no sé cuántos años más va a jugar. Si está jugando a los 41, (no me extrañaría) que esté jugando a los 45. De la manera en que él se prepara y se motiva individualmente, no creo que haya otro jugador así en esta liga”, reconoció el fajardeño.


💬Ver 0 comentarios