Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La valiosa canastera, de 28 años de edad, reconoció sentirse “molesta, decepcionada, triste e indecisa”. (Archivo / GFR Media)

El sueño de la estelar armadora boricua, Carla Cortijo, de jugar en la principal liga profesional de baloncesto femenino de Estados Unidos, WNBA, tuvo este jueves un abrupto y polémico final, que ahora deja en entredicho su participación con la selección de Puerto Rico  en el Torneo Preolímpico de Las Américas que iniciará este domingo en Edmonton, Canadá.

Tras una exitosas prácticas invidualizadas de prueba, Cortijo fue reclutada por el equipo Atlanta Dream de la WNBA, y confesó que hasta firmó contrato en horas de la mañana, pero el pacto fue anulado por el reclamo de la gerencia de la selección boricua que tenía que reportarse de inmediato a Edmonton.

Y de inmediato la valiosa canastera, de 28 años de edad, reconoció sentirse “molesta, decepcionada, triste e indecisa”.

“Todavía no quiero tomar una decisión final por el coraje que tengo”, dijo Cortijo vía telefónica desde un hotel en Atlanta, donde tuvo que permanecer luego de ir en camino al aeropuerto como integrante del Dream que jugará este viernes de visita en Indiana.

“Es una decisión difícil porque me han tronchado una oportunidad que deseaba desde que nací, jugar en la WNBA. Es algo que cualquier jugadora desearía, pero me la dejaron ir y ahora, ¿por qué querría jugar con Puerto Rico? Estaría jugando para unas personas con egoístas”, agregó.

Mientras, el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPR), Carlos Beltrán, aseguró que “desde el principio se habló que su participación en el Preolímpico no era negociable... esa ha sido, es y será nuestra posición en todo momento. No teníamos ningún rreparo con que fuera (Cortijo) a probarse porque queremos que la muchacha se desarrolle y cumpla su deseo, pero no puede ser algo que afecte al Equipo Nacional. Había un compromiso de que regresara al Preolímpico”.


💬Ver 0 comentarios