Jerome Mincy (izquierda) jugó 19 temporadas bajo la administración de Pedro "Cuco" Ortiz (derecha) en Bayamón.
Jerome Mincy (izquierda) jugó 19 temporadas bajo la administración de Pedro "Cuco" Ortiz (derecha) en Bayamón. (Archivo)

Por 19 temporadas con los Vaqueros, Jerome Mincy nunca leyó un contrato suyo -antes de firmarlo- mientras Pedro “Cuco” Ortiz era apoderado de la franquicia de Bayamón.

“Nos reuníamos en un restaurante. Cuco me preguntaba si tenía un número. Yo se lo daba, hablábamos y llegábamos a un acuerdo. Él me daba su palabra, nos dábamos la mano y ya. Y cuando me daban el contrato, yo lo firmaba sin mirarlo. Confiaba en la palabra de Cuco. Así de serio y decente era él. Todo un profesional”, cuenta el legendario delantero de los Vaqueros a El Nuevo Día desde Orlando.

Mincy lamentó la muerte del exapoderado de los Vaqueros en la madrugada del viernes. Desde el martes estuvo hospitalizado. Tenía una condición cardiaca. Temprano en la mañana, Mincy dijo que llamó a la esposa de Ortiz, Nitza, para expresarle sus condolencias. Y en la tarde del viernes tenía en agenda viajar a la isla para asistir a su velotario en los próximos días.

Para él, Cuco fue una figura paternal durante su carrera en el Baloncesto Superior Nacional (BSN). Mincy llegó aquí en 1982 -con solo 18 años y sin familiares- en apenas la segunda campaña de Ortiz al frente de la franquicia.

Mincy se convirtió en uno de los jugadores más importantes en las décadas de 1980 y 1990, ayudando a los Vaqueros a ganar tres títulos, bajo la administración de Ortiz (1988, 1995 y 1996). Ortiz también ganó el cetro en su primera campaña en 1981, tras la adquirir la franquicia a manos de Hetin Reyes. Estuvo al frente del equipo hasta el 2000.

“Cuco fue un padre para mí. Siempre me trató como uno de sus hijos. Siempre estará agradecido de él y de su familia por todo lo que hicieron conmigo. Para mí, es una leyenda en Bayamón. Ganó cuatro campeonatos en 20 temporadas. Siempre fue un caballero y siempre cumplía su palabra. Para mí, uno de los mejores apoderados de Puerto Rico”, apuntó Mincy.

Flor Meléndez ganó dos campeonatos (1995, 1996) con Cuco Ortiz como apoderado de los Vaqueros.
Flor Meléndez ganó dos campeonatos (1995, 1996) con Cuco Ortiz como apoderado de los Vaqueros. (tito guzman)

Ortiz fue un apasionado del baloncesto. Aun después de venderle la franquicia al exjugador Juan Trinidad, siempre estuvo pendiente al equipo y asesoró a distintas administraciones en las últimas dos décadas.

Y una figura que también puede hablar del impacto de Cuco Ortiz en la franquicia de los Vaqueros es el veterano entrenador, Flor Meléndez. Junto al extenedor vaquero, Meléndez logró los campeonatos de 1995-96.

“Cuco fue uno de los mejores apoderados con los que trabajé en la liga. Un hombre muy serio. Muy responsable con el equipo y con la fanaticada. Se pierde a uno de los grandes en el baloncesto en Puerto Rico”, reaccionó Meléndez, quien también dirigió a los Vaqueros en 1983.

“Era alguien que imponía respeto sin hablar. Siempre recuerdo que iba a todas las prácticas. No se perdía ni una. Y llegaba temprano, lo que obligaba a uno y a los jugadores a llegar más temprano. Siempre buscaba la forma de mejorar el equipo. Siempre estaba preocupado por el equipo. Fue parte de una camada de apoderados que llevó el BSN al tope. Hacen falta más apoderados como él”, abundó Meléndez.

Hasta el momento, la familia ni la organización de los Vaqueros han ofrecido detalles sobre el velatorio.

💬Ver comentarios