Nikola Jokic, de los Nuggets de Denver y el dirigente Michael Malone (derecha) celebran tras vencer y eliminar a los Clippers de Los Angeles. (USR_PMU)

Lake Buena Vista, Florida - Nikola Jokic eligió dos regalos de cumpleaños para su entrenador. Simplemente no sabía cuál iba a envolver.

“Antes del partido le dije: ‘Entrenador, te voy a dar un regalo realmente bueno, te llevaré a casa o te llevaré a la final de la conferencia’”, dijo el centro de los Nuggets.

Michael Malone estaba encantado con el regalo que recibió.

El dúo dinámico de Denver formado por Jamal Murray y Jokic lideró otro giro sorprendente a un juego, cuando los Nuggets avanzaron a las finales de la Conferencia Oeste por primera vez desde 2009 con el triunfo de la noche del martes. Murray anotó 40 puntos, Jokic tenía un triple-doble a la altura del tercer cuarto y Denver nuevamente superó un déficit de dos dígitos para sorprender a Los Angeles Clippers 104-89 en el séptimo juego de la serie.

Denver se convirtió en el primer equipo en la historia de la NBA en recuperarse de un déficit de 3-1 dos veces en la misma postemporada. El equipo venía de vencer a Utah en el séptimo y decisivo encuentro en la primera ronda.

“Esos muchachos dieron un paso adelante en el momento más importante”, dijo Malone, quien cumplió 49 años el martes. “Descubres mucho sobre la gente en estos momentos. Hombre, ¿pasamos la prueba de carácter o qué?”

Aun más historia: Los Nuggets son el tercer equipo en los principales deportes profesionales de Estados Unidos que se recupera de un par de déficits de 3-1 en los mismos playoffs, uniéndose a los Kansas City Royals de 1985 y los Minnesota Wild de 2003.

Denver se enfrentará a LeBron James y Los Angeles Lakers en las finales de conferencia. Salen como desfavorecidos, por supuesto. Eso está bien con Murray.

“Es divertido silenciar a todos”, dijo Murray, quien anotó 25 en la primera mitad.

Jamal Murray, a la derecha en acción frente a JaMychal Green, de Los Angeles Clippers, totalizó 40 puntos en el juego decisivo de la serie. (EFEI0499)

Ciertamente calmaron el ruido alrededor de los Clippers, quienes esperaban que las incorporaciones de Kawhi Leonard y Paul George los llevaran a su primera final de conferencia, y más allá. Pero las estrellas de L.A. cayeron planas.

Leonard terminó con 14 puntos anotando solo seis de 22 tiros, mientras que George tuvo 10 puntos al tirar de 16-4. Los Clippers cayeron a 0-8 de por vida en juegos en los que podrían asegurarse un viaje a las finales de conferencia.

Esta fue la tercera vez que el entrenador Doc Rivers está en el lado perdedor de una serie en la que su equipo lideraba 3-1. También sucedió cuando estuvo en Orlando contra Detroit en 2003, y con los Clippers ante Houston en 2015.

Los Nuggets celebraron con estilo después del partido, arrojándose agua unos a otros y saltando en el vestuario.

“Este es un equipo realmente interesante”, dijo Jokic. “No tenemos muchas superestrellas”.

Eso es debatible.

El Jokic de 7 pies tuvo un juego monstruoso con 16 puntos, 13 asistencias y 22 rebotes, que fueron la mayor cantidad de un jugador de los Nuggets en un juego de playoffs de la NBA. Rompió su récord de 19 que estableció la temporada pasada y compartió con Marcus Camby.

En una tendencia familiar, los Nuggets se encontraron abajo por 12 puntos en la primera mitad. También perdían 61-54 con 10:50 en el tercer periodo, cuando entraron en calor. Los Nuggets tuvieron un avance de 35-13 para construir una ventaja de 15 puntos en el último cuarto.

En adelante sacaron ventaja de hasta 20 puntos.

Denver también se recuperó de déficits de dos dígitos en sus últimos dos juegos para sorprender a los Clippers.

Jokic insistió en que los Nuggets, tercer cabeza de serie, no sienten ninguna presión. Dijo que el séptimo juego era solo otro juego. Después de todo, este fue el cuarto séptimo juego consecutivo de Denver, racha que inició en los playoffs de la temporada pasada.

Los planes de Denver eran disfrutar el momento, brevemente, de todos modos, antes de prepararse para los Lakers.

“Tienes que celebrar los momentos”, dijo Malone. “Este es un momento. Es mi cumpleaños. Vamos a ir de fiesta”.