Kobe Bryant.
Kobe Bryant. (Chris Carlson)

Hace tres años que la NBA y el mundo del baloncesto en general se puso de luto por el fallecimiento de Kobe Bryant, estrella de los Lakers de Los Ángeles, campeón olímpico en dos ocasiones y uno de los mejores jugadores de la historia de la liga estadounidense.

El 26 de enero de 2020, Bryant murió junto a su hija Gianna, de 13 años, y otras siete personas en un accidente de helicóptero.

Poco más de un año después del accidente, el informe final sobre el suceso se hizo público. Aquella mañana nublada de enero, Bryant y sus acompañantes se habían subido al vehículo para ir desde su domicilio a la Mamba Sports Academy donde Gianna tenía que disputar un partido de baloncesto con su equipo.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte determinó que la causa probable del accidente fue la desorientación espacial del piloto en unas condiciones de visibilidad limitada. Se descartaron otros factores, como el estado del helicóptero, que se encontraba en buenas condiciones y cuyos motores y controles funcionaban correctamente.

Después de que el asistente de la familia le dijo a Vanessa Bryant, esposa del jugador, que el helicóptero había sufrido un accidente, pero que había supervivientes, ella fue a coger su móvil para llamar a Bryant y se encontró con alertas de medios de comunicación anunciando su muerte.

“Si no puedes traer a mi esposo y a mi niña de regreso, por favor, asegúrese de que nadie les tome fotografías. Asegure el área”, dijo la viuda a las autoridades, según relató ella durante el juicio que por la demanda que interpuso contra el condado de Los Ángeles después de que agentes y bomberos tomasen y compartiesen fotografías del siniestro. El litigio se resolvió el pasado agosto y el condado fue condenado a pagar $16 millones.

UN BRILLANTE BALONCESTISTA

Aquel día, la NBA perdió a uno de sus jugadores más brillantes. Bryant nació el 23 de agosto de 1978 en Filadelfia, Estados Unidos, y el deporte le venía de familia. Su padre, Joe Bryant, era un profesional que jugó ocho temporadas en la liga estadunidense y otros ocho en Italia, donde Bryant vivió junto a su familia y acudió al colegio. Cuando regresaron a Estados Unidos, Bryant jugó en su instituto. Tras renunciar a ir a la universidad, se puso a disposición de la NBA y los Charlotte Hornets se hicieron con él en el draft de 1996.

Poco después aterrizó en Los Lakers, la que fue su casa hasta su retirada en 2016. En su segunda temporada, fue elegido para el All Star de la NBA, convirtiéndose en el All Star más joven. Bryant siguió sumando logros a su palmarés: fue cinco veces campeón de la NBA, las tres primeras, de manera consecutiva entre 2000 y 2003.

Ese mismo año, Bryant, que ya estaba casado y acababa de tener una hija en enero, ensombreció su brillante trayectoria. A mediados de año, una joven de 19 años acusó al jugador de violación y fue detenido. Ella trabajaba en la recepción del hotel en el que se alojaba el jugador, lo acompañó en un recorrido para mostrarle la propiedad y más tarde fue a su habitación, donde dijo que él la había agredido sexualmente, según publicó Los Ángeles Times en 2020.

Un año más tarde, la joven renunció a testificar y decidió que no podía seguir con el juicio y los fiscales se retiraron. Los medios citaron la pérdida de fe en el sistema judicial, los supuestos errores que hicieron que su nombre se publicase en un documento online del tribunal y que transcripciones de una vista a puerta cerrada se enviasen a la prensa, las amenazas de muerte y el escrutinio público. El asunto se resolvió finalmente por la vía civil con un acuerdo en 2005.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensuado, reconozco ahora que ella no vio ni ve este incidente de la misma manera que yo”, dijo el jugador tras el final de la causa penal, según publicó Los Angeles Times. “Después de meses de revisar los descubrimientos, escuchar a su abogado e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo siente que no consintió”.

A pesar del escándalo, Bryant continuó con su carrera y sumó otros dos anillos más, en 2009 y 2010. En estas dos finales también fue reconocido como el jugador más valioso del partido, también fue en dos ocasiones máximo anotador de la temporada, en 2006 y 2007, y cuenta con dos oros olímpicos, en Beijing 2008 y Londres 2012.

En abril de 2016, Mamba, como se le conocía, se retiró de las pistas. Lo hizo frente a los Utah Jazz, sumando 60 puntos a su contador personal. El jugador había anunciado su retirada en noviembre del año anterior y en diciembre de 2017, Los Lakers retiraron sus números, el ocho y el 24.

Tras su muerte, diferentes personalidades del deporte y otros campos se pronunciaron sobre el jugador y su legado. “Las palabras no pueden describir el dolor que siento. Quería a Kobe, era como un hermano pequeño para mí”, dijo la eterna leyenda del básquet Michael Jordan. “Kobe era una leyenda en pista y recién comenzaba lo que hubiera sido un segundo acto igual de significativo”, expresó el expresidente de los EE.UU. Barak Obama.

💬Ver comentarios