Alfonso Plummer es un escolta que aspira a ser reclamado este jueves en el draft de la NBA, o de lo contrario ir a campamentos de verano para intentar llegar a la mejor liga del mundo por cualquier vía.
Alfonso Plummer es un escolta que aspira a ser reclamado este jueves en el draft de la NBA, o de lo contrario ir a campamentos de verano para intentar llegar a la mejor liga del mundo por cualquier vía. (Xavier Araujo)

Bayamón. En medio de un evidente periodo de transición para el programa de selecciones de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico, y a la vez de crecimiento en cuanto al surgimiento de talento joven de primer orden, el futuro del Equipo Nacional adulto luce promisorio por los atributos de varias figuras.

Jugadores como los armadores colegiales André Curbelo y Rafael Pinzón, y el escolta Alfonso Plummer, son solo tres de un prometedor grupo de canasteros que aún no han sido convocados para la preselección adulta, pero a los que la Federación le tiene el ojo puesto de cara a compromisos internacionales a mediano y largo plazo, junto con otros que sí ya fueron convocados pero que también son noveles.

Un adelanto de lo que puede esperarle en años venideros al seleccionado se vio esta semana en el Coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón, a donde el gerente general de la Selección mayor, Carlos Arroyo, no solo convocó al base enebeísta José Alvarado como antesala a su participación el 1 y el 4 julio en la tercera y última ventana clasificatoria en Puerto Rico, de cara al Mundial de FIBA 2023.

También invitó a otros jóvenes prospectos para sesiones individuales con el exjugador de la NBA, Mike Bibby, quien fue invitado por Arroyo a las prácticas de este grupo.

“Ese es mi futuro, ese es nuestro futuro”, dijo Arroyo el miércoles en medio de una sesión de entrenamiento abierta a los medios, cuando se le mencionaron los nombres de esas otras figuras con las que la Selección adulta no está contando para la ventana FIBA de julio. “Soy bien fanático de ellos, son bien dedicados al deporte y bien apasionados con representar a Puerto Rico”.

Cuando hablé con Rafa Pinzón y le dije que tenía esta oportunidad para brindarle, para que él se beneficie, su juego se beneficie, y continúe desarrollando su juego como ‘point guard’, hablamos con el ‘coach’ de su universidad (St. John’s) y le dieron el permiso”, explicó Arroyo sobre el espigado armador de 6′6″, quien se supone está estudiando y practicando este verano, pero se excusó por esta semana para venir a la isla a recibir ‘su pan de la enseñanza’ pero en cancha.

Arroyo, exjugador y excapitán de la Selección, dijo que el joven ha exhibido total compromiso, no solo porque aceptó la invitación para aprender y pulir algunas destrezas con Bibby, sino también porque cada vez que sale de las prácticas en Bayamón, se traslada a su cuarto de hotel a conectarse vía remota para una clase de economía de su universidad.

Rafael Pinzón es un espigado armador arecibeño de 6'6" de estatura, que juega para la universidad de St. John's, y donde tendrá de compañero a André Curbelo la próxima temporada, luego de que este se transfiriera desde Illinois.
Rafael Pinzón es un espigado armador arecibeño de 6'6" de estatura, que juega para la universidad de St. John's, y donde tendrá de compañero a André Curbelo la próxima temporada, luego de que este se transfiriera desde Illinois. (Xavier Araujo)

“Plummer también. Se suponía que estuviera temprano (en la semana) con nosotros, pero tenía un campamento privado con Indiana y llegó anoche (martes)”, agregó sobre el escolta que terminó su último año en la NCAA con Illinois, y se hizo elegible para el sorteo de novatos de la NBA que se celebrará este jueves en la noche Nueva York. “Pero lo recogí (en el aeropuerto) fue a su primera práctica y lo hizo bien, y hoy está aquí de nuevo. De eso se trata… de tener interés genuino de estar aquí”.

Arroyo rió cuando se le preguntó si Plummer ya se decidió a representar a Puerto Rico internacionalmente cuando sea convocado, por el hecho de que vino a estas sesiones individuales convocadas por él. El jugador nació y se crió en Fajardo, y jugó aquí hasta los 17 años de edad, pero al ser de padre panameño tiene la opción de representar a Panamá, o vestir los colores de la patria de su madre.

Bueno eso está en él. Plummer es de Fajardo, es de los míos”, dijo Arroyo quien también es oriundo del municipio al este de la isla. “Obviamente estamos ahí orando que se le dé ese sueño de la NBA. Lo hizo bien en la universidad (Illinois) y está bien dedicado y movitado de estar aquí, y de seguir aprendiendo”, destacó del escolta de 6′1″ de estatura.

Plummer adelantó en abril a este medio que no es ha comprometido con ninguno de los dos países, pues primero perseguirá su sueño de ser reclutado por un equipo de la NBA, ya sea en el ‘draft’ o por vía de los campamentos de verano que realizan los equipos posterior al sorteo. De no conseguirlo, anticipó que intentará debutar como profesional en Europa.

Plummer tuvo su mejor temporada de la NCAA en su último año.
Plummer tuvo su mejor temporada de la NCAA en su último año. (Xavier Araujo)

“Desde pequeño he visto los juegos de la Selección (de Puerto Rico) y ha sido un sueño estar aquí y ser parte de eso”, dijo Plummer el miércoles en medio del entrenamiento con Bibby, junto al enebeísta Alvarado y a Pinzón.

“Estoy esperando a mi agente que me va a llamar y me mantendrá al tanto a ver qué es lo que está pasando (en el sorteo). Por ahora estoy en una buena posición. He escuchado buenas noticas sobre equipos. A ver qué pasa”, dijo en referencia al sorte de hoy.

Sobre su interacción con Bibby, Plummer indicó que todos reconocen sus fortalezas, pero está buscando precisamente sacarle más a su juego.

“Todo el mundo sabe que puedo tirar y que soy buen tirador. Pero estoy buscando más (ser) un jugador que pueda mejorar al equipo, en pasar la bola, moverse en la cancha, hablar, brindar energía, y en defensa también. Él (Bibby) ve muchos detalles que me da. Me dice que mire mucho el cuadro cuando estoy dribleando. Así puedo leer la defensa, puedo leer la cortina. Tiene mucho ‘IQ’ y me dice que a veces es ‘pace’ pero a veces que es con calma; que eso depende de la jugada que yo estoy haciendo, depende de la velocidad con que lo esté haciendo para que sea efectiva”.

Luego de promediar 13.6 puntos, con 2.2 rebotes y 1.0 asistencias por juego en su mejor temporada en dos años con la Universidad de Utah, el ‘shooting guard’ de 24 años optó por transferirse a Illinois cuando la NCAA extendió la elegibilidad para aquellos jugadores que perdieron su temporada de seniors por culpa de la pandemia en 2020.

Y Plummer aprovechó bien, registrando sus mejores números con 14.6 puntos, 2.5 rebotes y 1.1 asistencias.

A pesar de que recalcó el miércoles que no ha tomado una decisión en cuanto a qué país representará internacionalmente cuando incursione en las competencias de FIBA, Plummer se siente bendecido de estar en el banco de talento joven de la FBPUR.

“Como he dicho es una bendición. Son muchos jugadores con mucho talento en Puerto Rico. Hay muchos otros lugares que nos miran como que, es una isla pequeña y no hay mucho baloncesto allá. Pero están equivocados. Aquí hay mucho talento, de grandes a pequeños, y estar entre los mejores 24 o 30 es una bendición para mí. Estoy agradecido con esta oportunidad”.

Contento Pinzón

Pinzón, por su lado, describió como única la oportunidad de estar rodeado esta semana en Bayamón de figuras que estuvieron la mejor liga del mundo, la NBA, como Arroyo y Bibby, y que ahora le estén pasando sus conocimientos. De igual forma, al compartir cancha con Alvarado.

“Creo que me viene bien ahora que estoy subiendo, y aprendiendo de todos ellos. Ahora mismo estamos trabajando más en la ‘jumpa’, en el tiro corto”, reveló el canastero de 19 años, sobre lo que Bibby le ha aconsejado y lo ha llevado a trabajar durante la semana.

El dirigente nacional, Nelson Colón, en segundo plano, observa los entrenamientos privados junto al gerente general de la Selección, Carlos Arroyo.
El dirigente nacional, Nelson Colón, en segundo plano, observa los entrenamientos privados junto al gerente general de la Selección, Carlos Arroyo. (Xavier Araujo)

“Creo que por mi estatura (6′6″) yo puedo dominar esos ángulos bien. Y eso es lo que hemos estado trabajando en estos días. Tiros cortos, mucho triple… y siempre trabajar también de ‘point guard’, pero eso lo tenemos. El tiro corto es lo que tenemos que mejorar para llegar al próximo nivel”, agregó el jugador natural de Arecibo, y quien compartirá este próximo año el mismo uniforme de St. John’s con André Curbelo, quien estuvo hasta esta pasada temporada con el Fighting Illini de Illinois y con Plummer, pero decidió transferirse al terminar el año de juego y académico.

“Creo que tengo que mejorar muchas cosas, especialmente en mi físico, que ya lo estoy trabajando en la universidad. Estoy enfocado en eso. Alvarado me ha enseñado muchas cosas, y Mike también en esta semana. Mi sueño es llegar a la NBA y representar a Puerto Rico en unas Olimpiadas, o donde sea que me pare representar a la isla”.

En su primer año en la NCAA esta temporada Pinzón promedió 3.2 puntos por juego con 1.2 asistencias y 1.1 rebotes en una media de solo 10.2 minutos en cancha.

En tanto, Alvarado, de ascendencia boricua y nacido en Nueva York hace 24 años, encabezó la lista de 24 jugadores que la Federación anunció hace dos semanas. Y el pasado fin de semana, el armador de los Pelicans de Nueva Orleans en la NBA llegó a la isla no solo para comenzar a conectarse con las raíces y la cultura de sus padres, sino realizar sesiones individules de entrenamiento con Bibby.

💬Ver comentarios