Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Los Timberwolves dejaron en “shock” a los campeones defensores Nuggets: ¿cómo lo hicieron?

De la mano de Anthony Edwards y Karl Anthony Towns, Minnesota irá a su primera final de conferencia en 20 años

20 de mayo de 2024 - 10:25 AM

Karl-Anthony Towns (a la izquierda) y Anthony Edwards celebran la victoria en el séptimo juego del domingo. (David Zalubowski)

DENVER- Los Timberwolves de Minnesota llegan a la final de la Conferencia del Oeste rebosantes de talento, confianza y tenacidad después de protagonizar la mayor remontada en un Juego 7 desde que la NBA comenzó a rastrear datos jugada por jugada hace 28 años.

Los Wolves perdían ante los Nuggets de Denver por 15 puntos en el medio tiempo el domingo por la noche y por 20 puntos a poco más de haberse cumplido un minuto en el tercer periodo.

Con la multitud encendida con euforia en el Ball Arena, los Timberwolves no se inmutaron. Redoblaron su tenaz defensa y rugieron para lograr la victoria más monumental en los 35 años de historia de la franquicia.

Lo hicieron detrás de un tremendo juego de transición y una superestrella inquebrantable en Anthony Edwards para una impresionante victoria 98-90 sobre los campeones reinantes de la NBA.

Los Wolves se enfrentarán a los Mavericks de Dallas a partir del miércoles por la noche en el Target Center.

“Los fanáticos han estado esperando este momento, y este equipo les ha traído este momento”, dijo Karl-Anthony Towns, quien agregó que no se le escapó el detalle que el domingo el gran Kevin Garnett -considerado el mejor jugador de la historia de Minnesota- cumplió 48 años.

“Un saludo a KG, feliz cumpleaños, KG”, dijo Towns. “Aquí está tu regalo de parte de todos nosotros”.

Garnett llevó a Minnesota a su primera final de conferencia hace 20 años. Los Wolves perdieron ante los Lakers de Los Ángeles en seis juegos en 2004 y Garnett no volvió regresó a la postemporada, antes de partir hacia Boston, donde ganó un título de la NBA en 2008.

Los Wolves se perderían los playoffs 16 veces en los siguientes 17 años, y solo lo lograron en 2018, cuando perdieron en la primera ronda ante Houston.

Las cosas comenzaron a cambiar para los Timberwolves cuando seleccionaron a Edwards con el turno número uno del sorteo de novatos en el 2020. Regresaron a la fiesta de postemporada el año siguiente, perdiendo ante Memphis en la primera ronda.

Después de contratar al dirigente Chris Finch - que trabajó en el staff de Michael Malone en Denver-, los Timberwolves firmaron como presidente de operaciones de baloncesto al arquitecto de la plantilla de los Nuggets, Tim Connelly, quien construyó a los Wolves explícitamente para desbancar a su antiguo equipo en Denver.

El primer movimiento importante de Connelly fue una audaz adquisición de Rudy Gobert, que fue tan arriesgada como poco convencional (envió cinco jugadores y cinco selecciones a Utah por el defensor estrella).

“Creo que cuando Tim Connelly hizo ese cambio, todos se reían de él y decían: ‘¿qué está haciendo?’ Pero formó un gran equipo”, dijo el centro de los Nuggets Nikola Jokic al comienzo de esta serie.

Jokic y los campeones defensores de la NBA lo sabían bien antes de perder su serie de semifinales de manera tan humillante ante un equipo, como el suyo, que se formó en gran medida bajo la dirección de Connelly.

Como señaló Jokic el domingo por la noche, el plantel profundo y versátil de Connelly puede adaptarse a cualquier estilo, enfrentar cualquier desafío y, como lo demostró el domingo por la noche, superar las probabilidades más difíciles.

La resiliencia de los Timberwolves se fortaleció hace un año cuando llegaron a los playoffs con un equipo con escasez de personal que rápidamente fue eliminado por Denver en cinco juegos en la primera ronda.

Impulsados por esa decepción, los Wolves ganaron 56 juegos este año, produjeron la mejor defensa de la liga y lideraron la Conferencia del Oeste durante la mayor parte de la temporada antes de terminar un juego detrás de Oklahoma City y Denver por el tercer puesto.

Después de eliminar en cuatro juegos a los Suns de Phoenix -lo que marcó su primera barrida en los playoffs en la historia de la franquicia-, los Wolves no se inmutaron por el récord de 20-5 de los Nuggets en los playoffs durante los últimos dos años.

Los Wolves ganaron tres veces en cuatro partidos en el Ball Arena. Ganaron los Juegos 1 y 2 en Denver antes de perder tres seguidos. De cara a una posible eliminación, los Wolves se recuperaron con una demolición de los Nuggets por 115-70 en el Juego 6, la mayor victoria sobre un campeón defensor en la historia de la NBA.

Y siguieron esa victoria con una remontada épica en el Juego 7.

“La serie fue salvaje y este juego fue sólo un microcosmos de toda la serie”, dijo Finch.

Towns y Jaden McDaniels anotaron 23 puntos cada uno en el partido decisivo. Edwards terminó con 16 puntos, ocho rebotes y siete asistencias, y la mayoría de sus contribuciones se produjeron en una segunda mitad que Minnesota dominó por 60-37 para eliminar a los Nuggets, que obtuvieron 35 puntos de Jamal Murray y 34 de Jokic.

Próximo en turno: Dallas

Los siguientes rivales serán los Mavericks, quintos cabezas de serie, que alcanzaron su segunda final de conferencia en tres años. Los Mavs perdieron ante el eventual campeón Golden State en cinco juegos en 2022, pero eso fue antes de que Luka Doncic tuviera a Kyrie Irving como su compañero.

Los Wolves ganaron sus tres partidos contra Dallas en la temporada regular, ganando por 60 puntos combinados.

“Honestamente, creo que estamos tan felices por este momento que ni siquiera podemos pensar en el siguiente momento”, dijo Towns.

“Estoy pensando en ello”, interrumpió Edwards en broma.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: