(semisquare-x3)
Isan Díaz es parte del prometedor cuadro interior de los Gigantes de Carolina, que cuentan con talento de sobra entre los jugadores de posición. (Gerald López Cepero)

Nota del editor: Último de cuatro artículos de análisis sobre los equipos participantes en la temporada del béisbol invernal que arranca el 15 de noviembre.

Fajardo - Los Gigantes de Carolina saben que en la temporada 2018-2019 —una vez más— no serán el equipo favorito para ganar el torneo, pero esperan hacer bastante ruido como para dejar su huella y, de paso, lograr la clasificación a la segunda parte.

Comandados por el debutante dirigente Alex Cintrón, los Gigantes tendrán un equipo con mucho talento joven y prometedor, que desde ya lo hacen ver como una organización de futuro.

Con el estreno del campocorto Delvin Pérez, selección de primera ronda (turno 23) en el sorteo de Novato de Grandes Ligas por los Cardenales de San Luis en 2016, y el retorno del antesalista Isan Díaz, los Gigantes tendrán un cuadro interior muy talentoso y que completan el también prospecto Edwin Díaz, el veterano Ozzie Martínez, y el importado Jerrick Suiter.

“Estoy contento de participar este año, primeramente, por el permiso de los Cardenales para jugar, y por la oportunidad con los Gigantes. Se siente muy bien, ya que no había jugado en esta liga y la gente de aquí no me había visto”, señaló el joven Delvin Pérez.

Cintrón tendrá las manos llenas para escoger cada día su alineación, considerando que también hay nombres importantes en el roster entre los peloteros del cuadro, como el del veterano Jeffrey Domínguez, entre otros. “En el papel nosotros somos el equipo de roster (con) un poco menor (de talento) en comparación con Caguas, Mayagüez y Santurce. Pero no son los nombres. Lo importante es que tenemos muchachos que tienen mucha energía y muchas ganas de jugar, y de probarse ellos mismos”, destacó Cintrón, quien viene de fungir como coach de primera base de los Astros de Houston.

“Ya no somos el patito feo. Tenemos muchachos jóvenes como Isan Díaz, Delvin Pérez y Edwin Díaz, que son tres prospectos. También tenemos un veterano que jugó en Grandes Ligas y tiene 30 años nada más, que es Ozzie Martínez. Ese va a ser el Javier Báez mío en el infield”, agregó Cintrón comparando la versatilidad del utility puertorriqueño de los Cachorros de Chicago en las Mayores, con el trabajo que espera que haga Martínez en Carolina.

En los jardines presentan a Anthony García, Jugador Más Valioso de la pasada serie final como refuerzo de los Criollos. Tendrá la compañía en los jardines de Aldemar Burgos, campeón de bateo de la pasada temporada, entre otros nativos. Los Gigantes traen además dos patrulleros japoneses, Yusuke Masago y Ukyo Shuto.

Si algo no debe faltarle al equipo es bateo. En la abreviada temporada 2018 en enero, Carolina fue el segundo mejor equipo en bateo colectivo con .268. También terminó segundo en anotadas con 68.

En pitcheo colectivo, el equipo concluyó tercero con efectividad de 3.76 y el nuevo entrenador de lanzadores, Ricky Bones, espera mucho de otro japonés, el derecho Jumpei Takahashi. “El pitcheo tiene balance. Vienen varios japoneses (Takahashi y Seigi Tanaka) con buena reputación en la liga de Japón. Y tenemos dos americanos que son Gage Hinsz y Jordan Jess. Y con los puertorriqueños, es la combinación que nos puede balancear los jóvenes con los de experiencia”, dijo Bones.


💬Ver 0 comentarios