(semisquare-x3)
La Sonora del Bacalao animando a sus Indios. ( Especial para El Nuevo Día/Jorge A. Ramirez Portela)

Mayagüez. - La encomienda de obtener el título de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente por primera vez desde 2014 estaba el jueves en la línea, con los Indios jugando para evitar caer en el hoyo.

Pero aún así los fanáticos que se dieron cita al estadio Isidoro “Cholo” García de Mayagüez para el tercer juego de la serie final, estaban de buen ánimo respaldando a su equipo no empece a caer atrás 2-0 ante los Cangrejeros de Santurce. La noche, sin embargo, fue no la mejor para los locales al perder por tercer juego seguido, esta vez, con pizarra de 8-3.

Al momento los Indios y los Criollos de Caguas comparten la cima con 18 gallardetes cada uno. Caguas logró empatar en el sitial de honor ganando el campeonato en las últimas dos temporadas en 2016-2017 y en 2018. Pero viene de eliminarse en la serie regular que concluyó en diciembre, quedándose fuera de la postemporada.

“Este es el año y por eso estamos aquí, para darle ese corazón que el grupo necesita. Como tradicionalmente ha pasado en Mayagüez, que siempre apoyamos al equipo al son de la pandereta, como decimos. En las buenas y las malas los apoyamos”, dijo Alex López, músico y director de la agrupación Típica Plena, y fanático de los Indios desde hace más de 30 años.

Con tanto tiempo detrás del equipo, López sabe lo que han sido los años buenos de la franquicia, especialmente allá para las décadas de 1980 y 1990, pero también ha experimentado los tiempos de sequía sin ganar, como la actual que ya va por cinco campañas.

“Sí ha dolido. Siempre al fanático le duele. El fanático de Mayagüez es orgulloso. Somos Indios de corazón, orgullosos. Yo soy del Barrio Dulces Labios, y mi abuelo, que en paz descanse, me traía cuando era chamaquito desde el barrio, caminando.  Y ahora como puedes ver, yo traigo a mi hija Pamela, que tiene 13 años. Y como puedes ver, con pandero en mano también”, agregó López, quien el parque acostumbra a tocar con la famosa Sonora del Bacalao.

Y aunque Mayagüez arrancó atrás también en el tercer juego de la final, la Sonora no paró de tocar sus panderos. “Vamos para arriba. Tenemos que ganar”, dijo en medio del juego, Enrique Cabán, quien aunque ha sido seguidor de los Indios toda la vida, el jueves acudió por primera vez en su vida a un juego del equipo, ya que residió por 56 años en Nueva York.

“Vamos para arriba. Olvídate de eso. Si no quedamos campeones, quedamos subcampeones. En el 20 (2020) los cogemos”, dijo jocosamente su compañeras, Irma de Santiago. “La oportunidades nunca se pierden, ni las esperanzas”, sentenció, mientras la Sonora seguía tocando sin parar.

Los fanáticos en Mayagüez no solo son conocedores del béisbol, sino que están más que conscientes de lo que implica ganar este año para que los Indios se queden solos en el puntero de la liga en total de campeonatos.

“Estamos esperando por eso”, señaló por su lado Luis Castillo, sentado un poco más arriba de donde estaba la Sonora del Bacalao animando a sus Indios.

“Estamos hambrientos y el equipo también está hambriento. Este año tenemos la oportunidad y estoy seguro que vamos a echar para adelante. Siempre hemos batallado”, agregó Castillo.

Otro aficionado, Enrique Batlle, observaba el partido desde uno de los pasillos de las gradas. Era uno de los fanáticos presentes de más antigüedad, sino el más.

“Soy fanático de Mayagüez desde el 47 (1947) para acá, cuando se jugaba en la Liga París los sábados y domingos”, dijo con orgullo.

Ese mismo orgullo y sentido de identidad que les da el equipo a estos aficionados, es lo que ha hecho difícil la sequía sin ganar títulos. Pero ni Batlle ni los otros entrevistados se quitan tan fácil.

“A veces es la mala suerte que nos ha tocado. Pero somos Indios hasta lo último. Yo muero con los Indios”, aseguró Batlle, de 79 años. “Todavía hay ambiente (para ganar)”.


💬Ver 0 comentarios