El dirigente boricua Dave Martínez durante una conferencia de prensa ayer. (AP)

Washington - Por segunda ocasión en una semana, los Washington Nationals van esta noche a un juego de vida o muerte frente a los Dodgers de Los Ángeles.

Sin espacio para errar, el dirigente boricua Dave Martínez tendrá en la lomita, a partir de las 6:40 p.m., a su estelar iniciador Max Scherzer (11-7, 2.92 de efectividad), tres veces ganador del premio Cy Young.

“Tenemos a ‘Mad Max’ en la loma (esta noche), lo que nos coloca en una gran posición”, dijo anoche Martínez, tras los Dodgers vencer a los Nacionales 10-4 en el tercer partido de la serie divisional y ubicarse a un triunfo de pasar al campeonato de la Liga Nacional del béisbol de las Grandes Ligas estadounidenses.

Hoy, Martínez afirmó que “en un mundo perfecto”, quisiera que Scherzer pudiera lanzar siete u ocho entradas y solo tener que depender de sus relevistas principales, Sean Doolittle y Daniel Hudson. “No hay mañana”, afirmó en la conferencia de prensa previo al cuarto partido.

Contrario a los otros años en que han alcanzado la postemporada, los Nacionales esta vez tuvieron que venir de atrás. De muy atrás. En 2012, 2014, 2016 y 2017, ganaron la división Este de la Liga Nacional.

Este año, comenzaron hechos un auténtico desastre.

En medio de lesiones, cargando con el peor equipo de relevistas del béisbol de las Grandes Ligas estadounidenses y algunos horrores defensivos, los Nacionales estaban el 24 de mayo pasado con récord de 19-31. Dieron un vuelco a la temporada a partir de junio, en gran medida gracias a Scherzer, quien aunque empezó con mala suerte y terminó enfrentándose a una lesión de la espalsa, ganó seis juegos ese mes.

El récord de los Nacionales a partir del 24 de mayo fue de 74-38, el mismo de los Dodgers, que fueron – sin duda alguna- el mejor equipo de su liga, con 106 victorias y 56 derrotas. Solo los Astros jugaron mejor que los Dodgers y los Nacionales de junio a septiembre.

Se convirtieron en uno de los comodines de la Liga Nacional, con marca de 93-69.

Para llegar a la serie divisional, los Nacionales tuvieron que vencer 4-3, en el juego de vida o muerte de los comodines a los Cerveceros de Milwaukee. En ese partido, el pasado martes, tuvieron que venir de atrás en la octava entrada.

“Todo está sobre la mesa. Vamos a batallar. Estos muchachos saben por lo que jugamos y queremos ir a Los Ángeles. Les dije que eso es todo lo que significa (la derrota de anoche), que tendremos que ir a Los Ángeles otra vez”, indicó Martínez, en la conferencia de prensa después del partido.

Martínez es el segundo dirigente de origen puertorriqueño en alcanzar la postemporada. El primer  puertorriqueño fueAlex Cora, quien además de llegar a los ‘playoff’, llevó a los Medias Rojas de Boston en 2018 al campeonato de la llamada ‘serie mundial’ del béisbol de las Grandes Ligas.

Anoche, otro puertorriqueño, Enrique “Kike” Hernández fue uno de los héroes ofensivos de los Dodgers, al batear un doble de dos carreras frente al zurdo Patrick Corbin en la sexta entrada y colocar a su equipo con ventaja de 5-2. Ese batazo terminó siendo suficiente para los Dodgers colocarse a una victoria de pasar a la serie por el campeonato de la Liga Nacional, frente al ganador de la competición entre los Bravos de Atlanta y los Cardenales de San Luis.

Aunque no inició el partido, el dirigente de los Dodgers tuvo a Hernández, David Freese y Chris Taylor bateando entre entradas en la maquina de bateo del camerino, en espera del momento en que Martínez colocara como relevista al zurdo Corbin.

“No importa si empiezo el juego o no, siempre voy a estar listo para la situación. Gracias a Dios pude ayudar al equipo a ganar…Cuando estás en la Liga Nacional, aunque no empieces el partido, tienes una buena oportunidad de entrar a juego en algún momento”, indicó Hernández.

El doble de Hernández fue parte de una explosión ofensiva de siete carretas en la sexta entrada del tercer partido.

Hernández afirmó que era cuestión de tiempo que volvieran a pegar hits consecutivos en momentos oportunos. “Eso es algo que hicimos toda la temporada”, afirmó.

Con ventaja de 2 a 1 en la serie, Dodgers dependen hoy del veterano zurdo Rich Hill (4-1, 2.45 de efectividad). “Estamos preparados”, indicó el dirigente de los Dodgers, Dave Roberts, quien ha guiado a su novena a dos campeonatos consecutivos de Liga Nacional y tiene dos oportunidades para volver a competir por ese banderín.


💬Ver 0 comentarios