Al coronarse como los campeones de la LBPRC, los Indios de Mayagüez serán los representantes de Puerto Rico en la Serie del Caribe, que se jugará en Venezuela del 2 al 10 de febrero.
Al coronarse como los campeones de la LBPRC, los Indios de Mayagüez serán los representantes de Puerto Rico en la Serie del Caribe, que se jugará en Venezuela del 2 al 10 de febrero. (David Villafane/Staff)

Los nuevos “pillos de Mako” llegaron el miércoles a Carolina para completar una remontada en el séptimo y decisivo de la final de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (Lbprc).

En un quinto intento consecutivo en una serie de campeonato, los Indios de Mayagüez acabaron la sequía de títulos al conquistar el decimonoveno cetro en su historia con un dramático triunfo 2-1 frente a los Gigantes ante cerca de 10,000 fanáticos en el Estadio Roberto Clemente Walker.

Los Indios serán los representantes de Puerto Rico en la Serie del Caribe, que se jugará en Venezuela del 2 al 10 de febrero.

Mayagüez, la segunda franquicia con más campeonatos en la liga detrás de los Criollos de Caguas (20), subió la cima de la pelota invernal por primera vez desde la campaña 2013-14 y pusieron fin a un sufrimiento de cuatro finales corridas sin alzar al trofeo campeonil. En la quinta al hilo, llegaron con récord de 2-16 en las últimas cuatro finales y el martes estaban abajo 3-2 en la serie contra los aguerridos Gigantes.

El tercera base mayagüezano Emmanuel Rivera lleva con los Indios desde el 2016 y experimentó en primera fila la agonía de perder en los pasados cuatro años.

“Estamos contentos. Era lo que buscamos por tantos años. Gracias a Dios, se nos dio la oportunidad ahora. Es béisbol. Muchas cosas pueden pasar en la pelota. No nos quitamos y seguimos trabajando fuerte cada año. Gracias a Dios, se nos dio”, declaró Rivera.

Tras ganar el sexto juego 2-1 en el Estadio Isidoro “Cholo” García de forma dramática en la novena entrada, se adueñaron del Clemente Walker para celebrar el campeonato junto al veterano mentor Mako Oliveras, quien sustituyó al despedido piloto Luis Matos en las postrimerías de la fase regular para salir de una mala racha.

En su final número 13 en el torneo invernal, Oliveras- de 76 años- elevó su marca de campeonatos a ocho, máximo ganador en la historia. Había adquirido su último, también con los Indios, en la temporada de 2009-10.

Los Indios entraron a la postemporada en el cuarto y último puesto clasificatorio y en las semifinales dominaron a los Criollos, sus verdugos en la finales 2021 y 2022, en seis desafíos.

El campocorto Jeremy Rivera fue nombrado Jugador Más Valioso de la serie.

“Esto me sabe a gloria porque hemos perdidos tantas veces. No hay que decirlo. Todo el mundo sabe lo que ha pasado. Es frustrante cuando uno pierde. Nadie quiere perder. Ganar y obtener este premio me deja sabe que aporté, al igual que todos mis compañeros. Bien agradecido”, dijo Rivera.

Mayagüez aprovechó una errática segunda entrada del abridor Eduardo Rivera para dar su primer flechazo. Blaine Crim recibió base por bola para luego avanzar la intermedia con sencillo de Dany Ortiz.

Acto seguido, Anthony García fue golpeado para llenarse las bases. Tras un ponchete de Roberto “Bebo” Pérez, Jeremy Rivera, héroe de la victoria del sexto partido en la novena entrada, conectó una roleta en el cuadro para forzar el out en primera base y avanzar a Crim al plato.

“Nos mantuvimos confiados. Nos dimos confianza. Con esa victoria del sexto juego), nos dio más energía. Ya sabíamos que la serie estaba empate y teníamos que jugar duro hoy para sacar la victoria”, comentó Rivera.

El lado visitante del estadio celebró la anotación de la tribu, mientras que los locales no se intimidaron y continuaron agitando las toallas amarillas.

En la cuarta, quedaron opacadas con la segunda anotación de los Indios. García volvió a recibir un pelotazo y, con dos outs, Richie Palacios lo remolcó con un doble que picó en l esquina del jardín izquierdo.

El abridor norteamericano Rob Whalen estuvo fenomenal al no permitirle oportunidades a los Gigantes durante 6.1 episodios para apuntarse el triunfo que selló el campeonato. Concedió cuatro hits, sin anotaciones, con siete ponchetes, sin ningún corredor avanzar a la antesala.

Dan Wirchansky relevó a Whalen en la baja de la séptima con un corredor en primera base. La fanaticada local despertó con José Sermo en la caja de bateo, pero el toletero se ponchó. Delvin Pérez mantuvo la “entrada suerte” viva con un sencillo al jardín central para darle paso al veterano y carolinense Ozzie Martínez, pero bateó para el guante del guardaboques Chavez Young.

Los Gigantes volvieron a amenazar en la octava con hit de Bryan Torres y un out en la pizarra ante los envíos del relevista Miguel Romero. Jeremy Rivera se apuntó la jugada de la noche al atrapar de pecho un rodado de Gabriel Cancel. Tirado en el terreno, Rivera pasó la pelota a Richie Palacios para sacar fuera a Torres en la antesala. La jugada fue revisada sin éxito para los Gigantes. Carlos Francisco entró por Romero para ponchar a Jan Hernández.

El taponero estadounidense Braden Webb tuvo a su cargo sacar los últimos tres outs pero primero fue madrugado por una imparable de Jan Hernández, seguido por un doble de Rubén Castro que puso corredores en posición de anotar para despertar a los carolinenses en las tribunas, quienes abrieron los paraguas al comenzar a llover.

Webb logró ponchar a Sermo y forzar a Dervin Pérez a batear hacia primera base para el segundo out con Hernández anotando la primera de los locales. El último out fue Martínez para acabar el encuentro.

El lanzador perdedor fue Eduardo Rivera, quien laboró por seis episodios con dos carreras con permitidas, tres boletos gratis y cuatro abanicados.

Carolina estaba en su primera final desde 2007, el año que ganaron su segundo y último campeonato en su historia. La escuadra fue dirigida por Edwards Guzmán, en su primer año de experiencia como mánager en la pelota invernal.

Guzmán fue premiado como Dirigente del Año luego de que los Gigantes terminaran segundos en la fase regular con una novena sin figuras de gran nombre. En las semifinales, también se fueron a siete juegos con los Cangrejeros de Santurce.

💬Ver comentarios