Kike Hernández (derecha) tuvo una sobresaliente actuación ofensiva con los Red Sox de Boston en la Serie Divisional.
Kike Hernández (derecha) tuvo una sobresaliente actuación ofensiva con los Red Sox de Boston en la Serie Divisional. (Michael Dwyer)

Desde los campos primaverales, el boricua Kike Hernández dijo que sabía que esta edición de los Red Sox de Boston tenía el potencial para llegar lejos a la postemporada.

Lo cierto es que Boston presentaba algunas interrogantes en el cuerpo abridor de lanzadores y en el bullpen antes del inicio de la temporada.

Y en contra de todos los pronósticos, los Red Sox avanzaron el lunes a la Serie de Campeonato de la Liga Americana al sacar del camino al mejor equipo de la liga en la fase regular, Rays de Tampa Bay, en cuatro juegos de la Serie Divisional.

Y Hernández jugó un papel fundamental en el éxito de los Red Sox en la serie. Bateó .450 con dos jonrones, seis remolcadas y cuatro anotadas, al tiempo que conectó el elevado de sacrificio que le dio la victoria a su equipo 6-5 en la novena entrada del cuarto partido para avanzar a la Serie de Campeonato.

“Aquí estamos sorprendiendo a todos menos a nosotros mismos”, dijo Hernández a la conclusión del juego. “Sabíamos en los entrenamientos de primavera que teníamos el equipo para llegar tan lejos, y aquí estamos”.

Con un out en la novena entrada y con corredores en la tercera y segunda base, Hernández consumió el turno con el juego empatado 5-5. Y pegó un batazo a los jardines lo necesariamente lejos para llevar a Danny Santana -quien entró a correr por emergente por Christian Vázquez- al plato con la carrera de la victoria.

“Todo lo que tenía que hacer era traer el corredor de tercera base. Y al tener a Danny en la tercera, en vez de Vázquez, me alivió un poco”.

Boston ahora enfrentará al ganador de la serie entre Houston y los White Sox de Chicago, que continuará hoy con el cuarto choque. Houston domina 2-1.

💬Ver comentarios