Kike Hernández, Christian Vázquez y Alex Cora fueron clave para que su equipo lograra adelantar a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

En Puerto Rico y en muchos países de habla hispana, es muy común que a las personas que llevan el nombre Enrique se les ponga el apodo de “Quique” o “Kike”. Sin embargo, en Estados Unidos la escritura de “Kike” con dos “k” tiene otro significado que llevó a que al apodo del jardinero central de los Red Sox de Boston, Enrique “Kike” Hernández, se le pusiera una tilde para diferenciarlo de un término en inglés que es insultante y peyorativo.

Tan pronto el pelotero nacido en San Juan comenzó a jugar en el sistema de ligas menores de las Grandes Ligas, los narradores decidieron ponerle un acento (“Kiké”) al apodo del pelotero para distanciarlo lo más posible de la pronunciación de la palabra que en el idioma inglés se usa para referirse de manera despectiva a los judíos.

En español, el apodo Kike no lleva acento, pues es una palabra llana -las que tienen la fuerza tónica en la penúltima sílaba- que termina en vocal. De acuerdo a este artículo de 2017 Business Insider, en el caso del apodo del boricua, en Estados Unidos se aplicó una pronunciación que viene del idioma francés, no del español, y por eso se le colocó el acento en la “é”, para provocar la pronunciación “ay” al final (KEE-kay).

“Los equipos comenzaron a usar el acento para evitar controversias”, expresó el boricua según una historia de hace varios años del medio Examiner. “No me molesta. (Mi apodo) es en español. Si no lo lees en español, puede ser ofensivo”.

Con acento, en inglés, o sin acento, en español, en el campo de juego el resultado ha sido igual de positivo para los Red Sox que firmaron a Hernández a un contrato de dos años y $14 millones a partir de la campaña de 2021. La inversión ha resultado en todo un acierto para la novena de Boston, pues Hernández produjo en grande en su rol de jugador a tiempo completo este año, pegando 20 jonrones, con 84 anotadas y 60 remolcadas en la temporada regular. Pero fue su actuación en la serie divisional ante los Rays, la que le ha puesto a ocupar titulares en todas partes tras batear para .450 de promedio, con tres dobles, dos jonrones y seis carreras remolcadas, incluyendo la que le dio a los Red Sox el pase a la Serie de Campeonato de la Liga Americana la noche del lunes.

Hernández debutó en Major League Baseball con los Astros de Houston en 2014, quienes luego lo enviaron ese mismo año a los Marlins de Miami. De la novena de Florida pasó en 2015 a los Dodgers de Los Ángeles, donde jugó hasta el 2020, ganando un campeonato de la Serie Mundial.

💬Ver comentarios