Mercedes Bauzá, Karina Socarrás, Laura Suárez y Cristina Torres están solicitando a la Federación de Fútbol una reunión en agosto. (horizontal-x3)
Mercedes Bauzá, Karina Socarrás, Laura Suárez y Cristina Torres están solicitando a la Federación de Fútbol una reunión en agosto. (Gerald López Cepero)

Integrantes de la Selección Nacional femenina de fútbol, que falló en mayo en su intento por permanecer con vida en el clasificatorio al Mundial 2019, están exigiendo a la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) que, finalmente, establezca un plan de desarrollo que les permita tener mejores condiciones de entrenamiento para el futuro.

Las jugadoras denunciaron que por años han intentado sin éxito que el organismo federativo ponga sobre la mesa un plan que las exponga recurrentemente al nivel de juego internacional, por medio de partidos amistosos de fogueo. El reclamo, sin embargo, ha caído en oídos sordos, según las jugadoras. También se quejaron que la Federación pretende mejores resultados en sus participaciones oficiales, pero convocando a jugadoras de la selección apenas días antes de las competencias.

Fue lo que sucedió, según dijeron, previo al clasificatorio caribeño de mayo, celebrado en República Dominicana. Aunque no tuvo el entrenamiento que hubiera deseado, la Selección Nacional finalizó su participación en el Grupo A de manera invicta, con dos victorias y dos empates. Pero en la última jornada, Cuba emergió como el ganador del Grupo A con un triunfo sobre Anguila, que le dio el derecho de pasar a la ronda final del clasificatorio caribeño que se jugará en Jamaica a finales de agosto, y de la que saldrán tres representantes al Premundial.

“He sido parte de la selección desde hace 10 años. Estos problemas han existido desde que tengo 15 años. Hemos llegado más lejos que ninguna otra selección, masculina o femenina. Hemos hecho cosas que el país y ellos nos dicen, ‘lo están haciendo bien, queremos apoyarlas’. Pero todavía no viene el apoyo”, dijo Nicole Rodríguez, durante una entrevista en El Nuevo Día con cinco integrantes del programa nacional femenino.

Rodríguez recordó así el avance que lograron en 2015 cuando la Selección femenina alcanzó la ronda final de las eliminatorias de la región para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Aunque no se logró la clasificación para las Olimpiadas, fue el logro más significativo del programa nacional.

“Hemos tenido reuniones en el pasado, pero las cosas se han quedado en el aire. No estamos yendo a la prensa para formar un escándalo, sino para que se lleve a cabo un proceso y que la continuidad de nuestro tema siga vigente. Estamos exigiendo lo que merecemos”, dijo, por su parte, la delantera y capitana de la Selección, Karina Socarrás.

El reclamo de todas las jugadoras es que después del paso de avance de 2015, no se estableció un plan para darle continuidad al desarrollo de las jugadoras.

“Yo creo que lo más importante es que se dé continuidad a todo el trabajo, porque por ejemplo, llegamos al preolímpico, pero ¿y después qué?”, cuestionó la mediocampista Cristina Torres.“Estuvimos dos años sin hacer nada. Si tuvimos un logro, pues tú esperas que digan (en la Federación) ‘vamos a seguir dándole continuidad a esto, vamos a hacer fogueos, a viajar a partidos internacionales’. Pero nada”.

“Fue el momento de aprovechar el boom que habíamos logrado, para continuar y escribir esa historia del fútbol como nunca. Quizás estuviéramos en otro nivel. Pero no se aprovechó”, añadió Socarrás.

No reciben pago de dietas

El grupo de atletas se quejó que tampoco reciben algo tan básico como dietas deportivas, a pesar de que algunas tienen que reportarse de lugares distantes de la isla cuando hay entrenamientos. Es otro de los reclamos que están haciendo, junto con el de la necesidad de más fogueos.

En ese sentido, denunciaron que siempre se les señala en la Federación que no hay dinero. Pero se preguntan qué está pasando con el dinero que la FIFA aporta anualmente al organismo local.

“Puedes hacerte la pregunta, ¿dónde está ese dinero? Porque no lo vemos en media (medios de comunicación), en canchas, materiales, producciones, uniformes. No lo ves en ningún sitio”, denunció Torres, mientras Laura Suárez aseguró que no se puede hablar de desarrollo del fútbol a nivel infantil, pues ella no lo ha visto a pesar de que es coach de niños. Socarrás recordó que esa aportación de FIFA es de $1.4 millones anuales.

El Nuevo Día buscó una reacción del presidente de la FPF, Eric Labrador, y éste aseguró que el organismo sí tiene un plan de desarrollo, pero que no lo discutirá en la prensa por deferencia a las jugadoras, hasta que no hable con ellas en la reunión que se supone sea celebrada en agosto, aunque admitió que no hay una fecha acordada.


💬Ver 0 comentarios