La atleta verá acción en tres eventos de la Federación Internacional de Tenis de Mesa en los que medirá cómo se encuentra.

A punto de retomar su rutina de competencias internacionales, la tenismesista puertorriqueña Adriana Díaz siente una mezcla de emociones de cara a su viaje a China para participar de tres justas de alto nivel.

La atleta, quien compitió por última vez en el Abierto de Hungría en febrero, participará en noviembre en la Copa del Mundo, las Finales de la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF, por sus siglas en inglés) y un evento bautizado como el World Table Tenis (WTT). Partirá hacia China el 17 de octubre, junto a su padre y entrenador, Bladimir Díaz, y su hermana, Melanie Díaz, quien fungirá como su compañera de práctica.

“Me siento un poquito triste porque casi un año sin competir es fuerte, pero hay que dejarlo pasar. Por otro lado, estoy súper contenta y súper ansiosa con lo de la burbuja. Creo que soy afortunada de haber clasificado porque mucha gente quería ir. Estoy súper contenta y loca por irme”, expresó la atleta.

Adriana, que es una de la atletas nacionales que clasificó a las Olimpiadas de Tokio, reconoció que también siente algo de nerviosismo porque desconoce cómo está deportivamente y tampoco sabe si sus competidoras han tenido algún tipo de ventaja en este tiempo sin competencias.

“Los primeros días que esté entrenando quiero ver cómo estoy y quiero acostumbrarme rápido porque sinceramente ahora mismo no sé si estoy en el mismo nivel que tenía, si he bajado, si he subido”, puntualizó.

“Pero ahora mismo me siento más rápida. He hecho bastante físico y espero que eso me funcione”, añadió la jugadora, quien confía que su fortaleza mental que siempre exhibe la ayude a mantenerse enfocada.

Al preguntarle cuáles son sus expectativas, la número 19 del mundo mencionó que desea adquirir más experiencia y ganar partidos.

“En serio quiero ganar y demostrar y demostrarme que puedo estar ahí y que merezco esa posición entre los mejores. También quiero coger puntos del ranking y su pudiera llegar a los 16 en algún evento, sería fantástico”.

En cuanto al proceso previo a las competencias, Adriana contó que antes de partir deberá someterse a una prueba para detectar que esté libre de el COVID-19. Asimismo, al llegar a China será sometida a otro examen y luego deberá pasar por un periodo de cuarentena.

“El proceso va a ser un poquito tedioso, pero sé que nos vamos a acostumbrar y va a ser lo mejor para el deporte”, destacó Díaz.

La Copa del Mundo está calendarizada del 8 al 10 de noviembre. Mientras, las Finales están pautadas del 19 al 22 y el evento de la WTT será del 25 al 29.

Gran experiencia

Por su parte, Bladimir puntualizó que los tres torneos en los que estará su pupila son de gran calidad, toda vez que las competidoras que verán acción son de lo mejor en el mundo. Agregó que será una gran experiencia que le permitirá ver dónde está Adriana como jugadora.

“Va a ser una experiencia bien buena que me permite ver cómo estamos y qué necesitamos. Por eso es importante que vayamos”, expresó el técnico.

Bladimir no quiso ofrecer un diagnóstico en torno a lo que espera de Adriana después de todo este tiempo de inactividad por la pandemia de coronavirus, aunque su objetivo es tratar de ganar los juegos que puedan.

“Nuestras expectativas son batallar mucho. No puedo dar un pronóstico de llegar en los ocho o los primeros 16 porque no es real. Vamos a tratar de ganarle a todo el mundo. Nosotros somos los ‘underdogs’ (los desfavorecidos), pero si damos un palo, lo damos. Pero no nos metemos presión”.