El partido del Béisbol Doble A el domingo en San Sebastián, entre los locales Patrulleros y los Bravos de Cidra se vio interrumpido por 45 minutos por falta de luz.
El partido del Béisbol Doble A el domingo en San Sebastián, entre los locales Patrulleros y los Bravos de Cidra se vio interrumpido por 45 minutos por falta de luz. (Suministrada)

Los líderes del Baloncesto Superior Nacional (BSN) y el Béisbol Superior Doble A expresaron preocupación el martes por los apagones de energía eléctrica que han afectado y pospuesto la celebración de partidos en ambas ligas deportivas.

El lunes, el partido entre los Piratas de Quebradillas y los Gigantes de Carolina fue suspendido por falta de luz en el Coliseo Guillermo Angulo. No fue la primera vez en el BSN. Un suceso similar ocurrió el pasado 29 agosto con la cancelación del choque entre los Cariduros de Fajardo y los Brujos de Guayama en el Coliseo Roque Nido.

En la Doble A, que se encuentra en la fase del Carnaval de Campeones, el domingo se detuvo el encuentro de Cabo Rojo en Florida en la séptima entrada por la misma situación. En San Sebastián, el choque contra Cidra se vio interrumpido por 45 minutos, y el de Humacao en Juncos comenzó con media hora de retraso. El primer partido detenido por falta de luz fue en Añasco con la visita de Aguadilla, en la octava entrada, durante la semifinal de la sección Noroeste a principios de mes.

Desde que Luma Energy, un ente privado, tomó la operación y mantenimiento del sistema de transmisión y distribución (líneas eléctricas), los apagones selectivos (relevos de cargas) han afectado a miles de puertorriqueños. Hasta el lunes, más de 200,000 abonados en las regiones de Caguas, Carolina, Ponce y Mayagüez no tenían servicio eléctrico, debido, en parte, a un evento de sargazo en las centrales de Aguirre y Palo Seco, según la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que aún maneja la generación de la plantas.

El presidente del BSN, Ricardo Dalmau, se mostró preocupado con esta nueva situación, ya que anteriormente la liga ha tenido que posponer partidos por casos positivos a COVID-19, afectando el calendario de la fase regular.

“Nos ha pasado en dos juegos de unos 170 jugados. Pero, una cancelación siempre es una preocupación porque ahora esto es un factor que se une a la pandemia en cuanto a cancelaciones. Estamos trabajando con los equipos y los municipios, buscando alternativas para ver cómo el espectáculo se puede ver lo menos afectado”, expresó Dalmau a El Nuevo Día.

“Es lamentable. El BSN y los equipos no tienen control de eso. Se buscan las alternativas bajo las realidades de cada municipio, de buscar un plan B. Es un problema que no se puede resolver de hoy para hoy porque no todos los equipos tienen plantas (eléctricas). Se tiene que evaluar caso a caso porque no es tan sencillo”, agregó Dalmau.

De empeorarse la situación de energía en el país, el espectáculo del BSN podría afectarse significativamente y desanimar a los fanáticos asistir a las canchas. Por el momento, Dalmau no ha visto un impacto en ese aspecto al poner como ejemplo que para el partido de hoy, martes, entre Guaynabo y Santurce en el Coliseo Mario “Quijote” Morales se espera una gran cantidad de fanáticos.

Dalmau, a su vez, no precisó cuántos coliseos cuentan con generadores eléctricos.

Mientras, el presidente de la Federación de Béisbol, José Quiles, catalogó los apagones en los partidos como algo “catastrófico”.

“Se afecta todo. Ese juego de Florida y Cabo Rojo detenido en la séptima entrada, ahora todo el personal tiene que volver a bajar a Florida para dos entradas. Son gastos que no estaban contemplados”, declaró.

“Lamentablemente, estamos en la expectativa de lo que se pueda resolver en el gobierno. No hay plantas para resolver en los estadios. Los apoderados están todos preocupados, pero es algo que no está en nuestras manos. Es catastrófico”, apuntó Quiles.

💬Ver comentarios