Destinee Hooker-Washington era una refuerzo de las Sanjuaneras de la Capital.
Destinee Hooker-Washington era una refuerzo de las Sanjuaneras de la Capital. (Suministrada)

Un panel del Tribunal de Apelaciones (TA) devolvió al Tribunal de Primera Instancia de San Juan el pleito incoado por el equipo Sanjuaneras de la Capital en contra de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) y el Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) por entender que esa instancia judicial sí tiene jurisdicción para atender las controversias planteadas en el caso de la refuerzo Destinee Hooker-Washington.

La determinación del octavo panel, compuesto por los magistrados Ivelisse Domínguez Irizarry, Monsita Rivera Marchand y Carlos Salgado Schwarz, fue emitida ayer, lunes. La jueza Rivera Marchand emitió un voto particular de conformidad.

En síntesis, el TA revocó la decisión del tribunal de San Juan, que dictaminó la ausencia de jurisdicción basándose en que la controversia era un asunto contractual para resolverse por las disposiciones convenidas entre las partes, y le devolvió el caso para que lo atienda en sus méritos debido a que existe “jurisdicción sobre la materia”.

Esta controversia comenzó en el contexto de la serie final del torneo 2021 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) en el que se debían medir las Sanjuaneras ante las Criollas de Caguas. Previo al comienzo de la final, la refuerzo Hooker-Washington le informó a las Sanjuaneras que tenía un embarazo de alto riesgo por lo que no podía continuar con el equipo.

Ante esta baja, el apoderado Marcos N. Martínez le solicitó a la liga que se le permitiera sustituirla, pero el organismo falló en su contra pues según su reglamento durante la postemporada solo se pueden sustituir jugadoras refuerzos que hayan sufrido una lesión producto de su desempeño en la cancha. De igual manera, la FPV y el Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Copur -organismos a los que acudió en auxilio el equipo- fallaron en contra del equipo.

Tras agotar estas vías, las Sanjuanera acudieron al foro judicial de primera instancia en contra de la FPV y el Copur por “haber incumplido el debido proceso establecido en el reglamento del torneo y por discrimen por razón de sexo” en contra de Hooker-Washington.

Sin embargo, el Tribunal de Primera Instancia de San Juan desestimó la demanda por “falta de jurisdicción”. El equipo luego sometió un recurso de reconsideración ante ese tribunal, que fue declarado “no ha lugar”.

Asimismo, el sexteto acudió al Tribunal Supremo (TS) con una certificación para que esta instancia atendiera con urgencia la controversia. No obstante, el TS declaró con un “no ha lugar” esa solicitud. Es entonces cuando la gerencia del conjunto radicó un recurso en el Tribunal de Apelaciones, que fue decidido este lunes.

Mientras el asunto se dilucidaba en los tribunales, las Sanjuaneras no aparecieron al primer partido de la final, y para el segundo partido la FPV canceló la serie final y nombró a las Criollas de Caguas como campeonas del 2021.

💬Ver comentarios