Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Carteles, pancartas, camisetas impresas, folletos, serigrafías y publicaciones forman parte de la muestra “La huella gráfica de los feminismos en Puerto Rico”.

A partir de esta noche, la sala 8 del Museo de Las Américas alberga 100 piezas de arte y documentos que trazan el desarrollo del movimiento de mujeres en el País durante los últimos 40 años. Se trata, además, de un esfuerzo por mostrarlos no sólo por su valor social, sino también por su importancia estética.

La muestra fue curada por la profesora Margarita Fernández Zavala y surge de la iniciativa del Proyecto de Estudios de la Mujer, Pro Mujeres, localizado en la Universidad de Puerto Rico en Cayey.

La Dra. Norma Valle Ferrer está a cargo del proyecto. “Es la primera vez que en Puerto Rico se historia la gráfica de un movimiento social”, explicó la profesora y periodista.

Visión amplia del grabado

Fernández Zavala, por su parte, señaló que esta exhibición recoge material impreso de todo tipo. “Estamos partiendo de una definición ampliada del grabado tal y como quedó establecida en la Trienal Poligráfica. De esta forma podemos justificar acciones gráficas que se han llevado a cabo a través de los años y que no se han recogido nunca”, aclaró la estudiosa.

Utilizando una cronología abierta, la muestra se organiza en torno a las diferentes agrupaciones, entidades y movimientos feministas que han surgido a través de los años. “Ciertamente podemos hablar de dos grandes temas dentro de la muestra, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y el Día de no más violencia contra la Mujer”, acotó la curadora, quien se alejó de esta división temática. Algunos de los grupos que se encuentran representados en la exposición son: Mujer Intégrate Ahora; la Asociación de Mujeres Periodistas (fundada por la Dra. Norma Valle Ferrer), y el grupo Las Masfaldas, integrado por universitarias. “La muestra refleja cómo ha sido el movimiento feminista en la Isla, que siempre ha contado con una militancia de base. En muchas ocasiones, la huella gráfica de las diferentes organizaciones corresponde a una estética desplazada y no cultivada que emerge con gran fuerza”, explicó Fernández Zavala.

Uno de los aspectos más relevantes de la muestra es que presenta la obra de artistas reconocidos, junto a la de aquellas personas que en el fragor del momento utilizaron su talento para producir un cartel o imprimir una camiseta. Muchas piezas son el producto de personas que no tienen un entrenamiento formal en arte. Otras son comisionadas a artistas y responden a una reflexión más pausada. Queda de manifiesto, sin embargo, el poder de convocatoria de los movimientos feministas, pues han contado con la colaboración de artistas como Nora Rodríguez Vallés, Consuelo Gotay, Anaida Hernández, Myrna Arocho, Lissette Lugo, Celia Marina Romano, Antonio Martorell, Denis Mario Rivera, Rafael Rivera Rosa, Yolanda Pastrana y Lissette Rosado, entre otros.

Lamuestra ha sido diseñada por Aaron Salabarrías y rescata del olvido ciertos momentos inolvidables de las luchas de las mujeres. Se exhibirán algunas ediciones de “El tacón de la chancleta”, revista que publicaba la asociación Intégrate Ahora, junto a esfuerzos que ponen de manifiesto el sentido del humor mordaz de los grupos, como fueron los Cerdos de Oro que la asociación de Feministas en Marcha otorgó durante los años ochenta a las campañas mediáticas más machistas o la Carta Abierta a Iris Chacón, documento que escribió la Dra. Valle.

A rescatar del olvido

Durante año y medio se ha trabajado recopilando obras para esta exhibición. “Uno de los grandes problemas que enfrentamos es que no hay una conciencia de guardar y de documentar. Al intentar buscar las huellas gráficas de estos movimientos es que muchas de las organizaciones se dan cuenta de todo lo que se ha perdido. Es importante guardar la memoria colectiva”, afirmó Fernández Zavala, quien espera que el esfuerzo sirva para incrementar esta conciencia. Resulta irónico que los federales, a través de las carpetas que llevaban de personas subversivas, fueran quienes conservaran parte de este material gráfico, dijo. “Decidimos exhibir una de esas carpetas”, añadió la curadora.

Finalmente, una de las sorpresas más agradables para todas las personas involucradas en este esfuerzo ha sido constatar cuán activos siguen los movimientos feministas en la Isla. Durante la apertura Las Masfaldas dejará su huella y pintará un mural en una de las paredes del Museo. La muestra se extenderá hasta el 11 de enero de 2009. Para más información de la exposición, puede comunicarse con Pro Mujeres, al (787) 738-2161, extensión 2184.


💬Ver 0 comentarios