Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Precisamente fue uno de los primeros nombres que vino a la memoria de la Prima Ballerina Assoluta del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso, al conversar con El Nuevo Día para la entrevista publicada ayer en este diario en torno a su regreso a suelo puertorriqueño para la presentación del prestigioso ballet el próximo 6 de junio.

El sábado 31 de mayo,  Sylvia Marichal  falleció en su hogar en San Juan, concluyendo así una vida llena de grandes logros y satisfacciones en torno del arte al que se dedicó con amor y entrega.

Marichal, a quien le sobrevive su esposo el también destacado bailarín y profesor Joaquín Banegas y dos hijos que residen fuera de la Isla, comenzó su carrera artística en Puerto Rico para la década de 1950, bajo la dirección de Ana García y Gilda Navarra. Fue miembro fundador de  Ballets de San Juan, en 1954 y más tarde del Teatro de Danza José Parés en Puerto Rico.

Tras audicionar fue seleccionada para formar parte del Ballet de Cuba, actualmente Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de la primera bailarina Alicia Alonso y el maestro Fernando Alonso llegando a alcanzar la posición de bailarina principal. Fue miembro fundador y maestra del Instituto de Danza “Alicia Alonso” en España.

Viajó extensamente con esta compañía, bailando importantes roles salas de teatro de renombre en tres continentes.

Acumuló una vasta experiencia como profesora y asesora en Cuba, México, España, Colombia, Estados Unidos, y Puerto Rico.

Ganó reconocimiento internacional por su trabajo como profesora especializada en el trabajo de técnica de puntas.

Para el año 2000 regresó a Puerto Rico para compartir su vasta experiencia y conocimientos con la futuras generaciones de bailarines del patio desde Ballets de San Juan y más recientemente con Balleteatro Nacional de Puerto Rico.

Según informaron allegados a la familia de Marichal, las exequias fúnebres se efectuarán en un marco de privacidad.


💬Ver 0 comentarios