El escritor Francisco Font Acevedo y el artista Rafael Trelles se unen nuevamente en un proyecto que te invita a interactuar con el arte en la ciudad

El reloj marca las 3:00 de la tarde cuando el artista Rafi Trelles y el escritor Francisco Font-Acevedo se paran frente al Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico, en Santurce, con la intención de comenzar a construir la historia.

A esa hora, la avenida Ponce de León es como un eco de motores, con carros y autobuses que a bocinazo limpio tratan desesperadamente de cruzar la intersección sin semáforo de la avenida Roberto H.Todd. La calle está llena de estudiantes adolescentes que aprovechan la bocanada de libertad que les da el timbre de salida para actuar con ese desdén con el que se juega a ser grande.

Los jóvenes están recostados de una de las piezas de Santurce Libro Mural, un proyecto de intervención urbana que armaron Rafi Trelles y Francisco Font-Acevedo, el cual consta de 22 murales los cuales están desplegados en diversos barrios de Santurce, y donde con imagen y palabra invitan al transeúnte a construir su propio imaginario de la ciudad.

Los artistas se van acercando a la pieza y a los jóvenes, quienes ni se inmutan en moverse. “¿Vieron esto?”, le dice a modo de saludo e introducción Rafi Trelles. Inmediatamente, los jóvenes se dan la vuelta y observan el cartel/mural, el cual contiene un hermoso dibujo del artista y un texto de la misma belleza del escritor. Francisco Font-Acevedo les explica de qué se trata el proyecto y entonces surge la curiosidad. Miran el mural con detenimiento y con la curiosidad y sorpresa de los descubrimientos.

La pieza que observan se llama “Vías imaginarias”, en homenaje a aquel “trolley” que cruzaba por Santurce desde Río Piedras hasta el Viejo San Juan, y del que hoy solo quedan esas paradas imaginarias.

Esa unión entre historia, ficción, creación e interacción es lo que nutre este innovador proyecto, que invita a los residentes y visitantes de Santurce a recorrer y apreciar el legendario barrio desde otras miradas. Lo interesante de esta iniciativa es que cada peatón puede escoger una ruta, y según el orden de su predilección, construir su propio libro, ya que cada mural es como una página suelta con la que se puede jugar.

La idea de Santurce Libro Mural surgió en la década del 1980 cuando Rafi Trelles terminó de leer “Rayuela”, de Julio Cortázar. Esa lectura lo hizo pensar en un proyecto que tuviera imágenes y unas instrucciones que invitaran al caminante a recorrer la ciudad y encontrar su propia historia. En varios momentos trató de llevar a cabo el proyecto, pero no prosperó. Hasta que hace cuatro años conoció al escritor Francisco Font-Acevedo.

“Leí su libro ‘La belleza bruta’ y ahí me llegó la intuición de que era la persona para este proyecto. En ese momento ya había abandonado la idea de hacerlo porque yo no soy un narrador y necesitaba una narrativa para poder hacerlo, y Francisco inmediatamente acogió la idea. Estuvo dos años trabajando (con los textos) y cuando me devuelve el proyecto me lo entrega con unos elementos que para mí elevaron el niveldel proyecto y le dieron una magia y una profundidad especial”, relata Trelles.

El escritor le propuso dos cosas: que la iniciativa se llevara a cabo en Santurce, por entender que es el “ombligo de la capital”, y que fuera el barrio el que le hablara al caminante. “A mí me hizo clic de inmediato”, cuenta Francisco Font-Acevedo sobre la propuesta. “Me encantó la idea, porque trabajaba el tema de la ciudad y me daba la oportunidad como escritor de trabajar el lenguaje, las palabras, en el espacio urbano, ya fuera de la página, ya fuera del viejo oficio de la soledad que es la escritura tradicional”, agrega.

Para armar el proyecto, los artistas salieron a caminar por Santurce sin mapa, sin rumbo, dejando que la ciudad les hablara. Además, leyeron dos textos que fueron puntuales, “Santurce y las voces de su gente”, de Fernando Picó; y “Cangrejos”, de Aníbal Sepúlveda. Luego de ese proceso demarcaron la ruta, limitándola a 22 paradas.

Dos cosas fundamentales para el pintor y el escritor era que las imágenes y los textos de los murales funcionaran como discursos complementarios y que no intentaran narrar la historia completa de Santurce.

“La dinámica no fue en ningún momento pretender ilustrar los textos, sino que es un diálogo de voz y texto, uno escrito y otro visual. Obviamente, hay algunas referencias que son claras, en algunos casos más que otros, pero yo generalmente trato de proponer algo adicional o provocar, incluso, hacer un contratexto para que sea rico”, expresa Trelles, quien utilizó tanto dibujos como fotografías para crear las piezas.

En esa dirección, Francisco Font-Acevedo señala que sus textos eluden a toda costa ser una proclama o un eslogan, tampoco son poesía, sino más bien cuentos que son narrados por “una voz santurcina un poco andrógina”.

“A veces es una voz femenina, a veces es masculina, a veces es una voz mítica, intemporal. En esa maleabilidad es que encontré el tono y creo que va muy bien con el arte de Rafi, creo que lo enriquece y lo hace más interesante porque deja de ser una cosa tan monolítica”, explica el escritor.

La ubicación de estos murales también fue una decisión estudiada, pues como dice Trelles, “el camino es tan importante como la historia”. La mayoría de los espacios donde están ubicados son negocios comerciales, cuyos dueños dieron permiso a los artistas para montar las piezas, que incluyen un mapa con todos los puntos donde se encuentran los murales. Desde la barra gay Tía María, donde resalta “El arcoíris”, pasando por Frank Liquor Store, en la que se aprecia “Nos-Otros”, hasta la Universidad del Sagrado Corazón, donde están los “Sandulcinos”, este libro mural propone una narrativa inclusiva, en movimiento.

“Lo más importante aquí es la narración de un camino”, concluye Trelles, quien junto a Francisco Font-Acevedo, ha creado las vías imaginarias para el (re)encuentro con este nuevo/viejo Santurce.

Este próximo sábado, a las 10:00 a.m., ambos artistas estarán inaugurando esta iniciativa en el Proyecto Enlace del Caño Martín Peña, haciendo un breve recorrido. Santurce Libro Mural contará con varias actividades, incluyendo un programa educativo, que se hizo en colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo, entidad que ha respaldado el proyecto junto a la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y la Fundación Francisco Carvajal.


💬Ver 0 comentarios