Varias obras del escritor uruguayo fueron traducidas a 22 idiomas. (Agencia EFE)

Mario Benedetti fue una de las figuras más relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX. Y su vigencia literaria es indiscutible.

Con la celebración hoy de su nacimiento, son muchos los que destacan el especial modo que tenía el poeta, novelista y dramaturgo de hacer poesía.

Sin embargo, el director de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española, José Luis Vega, señala que más que la poesía o la narrativa de Benedetti, apreció un libro suyo de entrevistas a escritores que publicó con el título de “Los poetas comunicantes”.

“Él mismo quiso ser un poeta comunicante, es decir, dirigirse al lector con desenfado y sin mayores complicaciones retóricas. Lo hizo particularmente bien en el tema del amor”, señaló el también poeta, quien destacó que algunos de sus versos, convertidos en letras de canciones, alcanzaron gran difusión.

“En ello radicó, en buena medida, el éxito que alcanzó su poesía, particularmente en los años setenta y ochenta del siglo pasado, cuando su popularidad como poeta era comparable a la de algunos de los novelistas del boom”, agregó Vega, aunque indicó que esa misma llaneza de la poesía de Benedetti ya ha empezado erosionarla.

“En el modo de los poetas comunicantes yo aprecié, más que a la poesía de Benedetti, la poesía de Nicanor Parra, aunque reconozco que Benedetti contribuyó a avivar el gusto por la poesía en el corazón de varias generaciones, y eso no es nada desdeñable”, agrega Vega.

La antropóloga, crítica literaria y profesora de la Universidad de Puerto Rico, Mercedes López Baralt, aclaró que, aunque no ha estudiado a Benedetti, “adora” al famoso poeta.

Juan Manuel Serrat ha agrupado poemas publicados por Mario Benedetti entre 1948 y 1973, bajo el título "La nostalgia provoca exilio". (BERNARDO RODRIGUEZ)

“Él pone su alma en la poesía, es una poesía sencilla conversacional muy bella. Hay escritores, como Hjalmar Flax que tienen este tipo de poesía”, explicó la también escritora, tras enfatizar que cuando lee a Benedetti “siento que me está diciendo sus verdades”.

“Siento que me habla desde el alma, que me habla con una autenticidad que no todos los escritores tienen. En un momento del siglo XX, en los años sesenta y setenta, la poesía conversacional se popularizó, había otra manera de hacer poesía y ahora hay mil maneras”, agrega López Baralt.

De forma parecida se expresa la poeta puertorriqueña Etnairis Ribera sobre Benedetti, de quien dijo que la ayudó en su propia formación como poeta, además de ser uno de sus autores preferidos.

“(Conocí su obra) en mis cursos de literatura en la Universidad de Puerto Rico y me fascinó su poesía”, comentó la también catedrática universitaria, quien recordó que en ese momento ella era una joven poeta en ciernes que no había publicado ningún libro de poemas.

“Ahora ya tengo 14 libros publicado. Benedetti fue uno de los poetas que me marcó mucho en mi juventud, en su decir, en su pensamiento social y político. Puedo decir que es alguien que me ayudó a formar mi obra poética”, afirmó Ribera, tras mencionar uno de sus poemas preferidos, “Hagamos un trato”.