Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

En un momento en el cual nos sentimos desesperanzados debido a las múltiples y diversas crisis en el Caribe y el mundo, es bueno recordar los modos en que nos hemos imaginado el futuro en el pasado. Es bueno reconocer que los géneros de ciencia ficción y fantasía se están abriendo trecho en las letras institucionalizadas por su capacidad de cuestionar las consecuencias del cientificismo, las nociones de progreso y las relaciones del yo con el otro en los procesos modernizadores de occidente.

💬Ver comentarios