Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Ubicado en uno de los salones de lo que fuera la escuela Pedro G. Goyco (hoy Taller Comunidad La Goyco), en Santurce, el espacio seduce desde que uno entra. Lo primero que llama la atención son varios tapices del artista Ramón López, así como una especie de pared hecha con diversos panderos tanto de Puerto Rico, como de México, Tailandia, Brasil y Marruecos.
Ubicado en uno de los salones de lo que fuera la escuela Pedro G. Goyco (hoy Taller Comunidad La Goyco), en Santurce, el espacio seduce desde que uno entra. Lo primero que llama la atención son varios tapices del artista Ramón López, así como una especie de pared hecha con diversos panderos tanto de Puerto Rico, como de México, Tailandia, Brasil y Marruecos. (Teresa Canino Rivera)

Durante décadas diversos pleneros y pleneras de Puerto Rico han reclamado un espacio dedicado al conocimiento de la plena. Un lugar donde no solo se pueda aprender sobre uno de nuestros principales ritmos, sino que también sirva para compartir y homenajear a esos grandes maestros y maestras de la plena.

💬Ver comentarios