Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

De Richard Parkes Bonington, (Inglaterra, 1802-1828) “Paisaje en la costa”, óleo sobre lienzo, que forma parte de la exposición  “Procedencia: la historia perdida”. (Suministrada)
De Richard Parkes Bonington, (Inglaterra, 1802-1828) “Paisaje en la costa”, óleo sobre lienzo, que forma parte de la exposición “Procedencia: la historia perdida”. (Suministrada)

Cada obra de arte expuesta en un museo tiene una historia que contar. Cuándo fue creada, en qué lugar, quién la compró, a cuántos sitios ha viajado y cómo llegó a su destino actual son apenas algunas de las interrogantes que se pueden hacer acerca de las piezas.

Encontrar la mayor cantidad de respuestas sobre su inventario de pinturas es una labor que cada museo en el mundo debe realizar constantemente. Se trata de un trabajo investigativo muy detallado que requiere de la contratación de especialistas con la preparación y el tiempo para descubrir datos que se encuentran regados por diferentes fuentes.

La exhibición “Procedencia: la historia perdida”, que presenta a partir de hoy hasta el 23 de marzo el Museo de Arte de Ponce es una oportunidad para que el público conozca acerca de este proceso y descubra las curiosidades que surgen del mismo.

Aunque lo más común es que no exista un registro completo de la mayoría de las piezas, el interés por buscar el mayor trasfondo de las obras se disparó y ha ido creciendo debido a la conciencia que existe hoy sobre el saqueo de arte ocurrido durante la ocupación del régimen Nazi en las colecciones de origen judío ubicadas en diferentes países de Europa.

“Los museos nos hemos visto obligados a hacer investigación de las obras, sobre todo, las de origen europeo cuya procedencia no está totalmente clara y podemos tener dudas”, explicó Alejandra Peña Gutiérrez, directora ejecutiva del museo.

La exhibición actual tiene su origen en el Nazi-Era Provenance Research Project que llevó a cabo la institución en 2018, con una subvención del National Endowment for the Arts.

En ese momento, la investigadora Melina Cortés, con la asesoría del periodista Héctor Feliciano, trabajó con seis piezas de la colección permanente de arte europeo. Más adelante, se sumaron cuatro, para un total de diez obras en la exhibición.

“Me gustaría que la gente comprendiera lo que es la procedencia de un objeto, los resultados de una investigación, cómo se hace, por dónde se empieza, cómo se examina el objeto y en qué archivos hay que buscar”, sostuvo Helena Gómez de Córdova, curadora asociada del museo.

El público que asista a la muestra tendrá la oportunidad de observar la parte de atrás de una de las obras, donde están registrados detalles importantes, como sellos y etiquetas, que forman parte de su identidad.

Además, Gómez de Córdova agregó algunos detalles que ayudan a comprender cómo fue que el fundador del museo, Luis A. Ferré, comenzó en 1957 la colección de arte que hoy disfrutan los visitantes a la institución.

“El público podrá descubrir detalles interesantes de la investigación y profundizar sobre los conflictos más grandes y las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial”, dijo la directora del museo.