El periodista y escritor Jaime Torres Torres muestra orgulloso su último libro “La aventura ecológica de Camila”. (Suministrada)

Luego de leer una noticia sobre las abejas robóticas utilizadas por compañía Monsanto para polinizar sus cultivos transgénicos, el periodista y escritor Jaime Torres Torres tuvo la inquietud de investigar más sobre esa práctica y sus consecuencias en el medioambiente.

De esa preocupación también nació el cuento “La aventura ecológica de Camila”, una fábula para niños y adultos protagonizada por Camila y otros niños del pueblo costero Azíol, localizado en el imaginario Puerto Esperanza. Una historia con la que quiere enseñarles a los niños el importante rol de las abejas como polinizadoras.

“El cuento hace una denuncia sobre el desarrollo indiscriminado de nuestros recursos naturales y pone en perspectiva lo que representaría que eventualmente las abejas robóticas de Monsanto acaben con las abejas que conocemos”, explica Torres, quien destaca que en el libro también hay un discurso a favor de la conservación del medioambiente y la biodiversidad. Explica, por ejemplo, que la compañía Monsanto, adquirida por la farmacéutica Bayer, tiene en el área de Salinas miles de cuerdas donde cultivan alimentos transgénicos.

“Para cultivarlos utilizan el glifosato, que es el principal ingrediente de su herbicida Roundup, que se ha comprobado que puede producir cáncer, alzhéimer y autismo en los niños. Eso también me motivó a escribir este cuento”, agrega Torres, quien tiene una licencia como técnico en el manejo y remoción de enjambres y colmenas de la Escuela de Apicultura del Este.

Según el escritor, luego de descubrir el santuario de abejas de la Cueva María de la Cruz, en Loíza, y de impartir talleres de apicultura a niños de la comunidad, supo que era más que necesario que conocieran, de forma divertida y amena, todo lo que aportan las abejas a nuestras vidas. Así, comenta, comenzó a escribir la fábula y a desarrollar unos personajes, como el de la niña Camila, la protagonista.

"La historia echa mano de la poesía y de la bomba para presentar a estos personajes que comienzan a declamar versos al ritmo de la bomba “y las intrusas -como les digo a la abejas robotizadas-, se desintegran cada vez que escuchan los versos y la música de los tambores”.

“En el cuento vas a encontrar abejas tocando bomba y declamando poesía; vas a encontrar a unos niños con conciencia ambiental guiados por el padre de Camila, quien busca distraerlos de la tecnología a través de un juego tipo expedición ecológica que no es otro que salir a recorrer los parajes naturales de Axiol, para identificar los daños al medio ambiente”, explica Torres sobre la trama del libro, al que describe como un texto educativo.

“Es un cuento sencillo que apela a la imaginación, partiendo de hechos reales, para ayudar a liberar la curiosidad infantil. Utilizo la fábula, para comunicar y exhortar a que cuidemos el ambiente y que terminemos ya con el desarrollo indiscriminado. Por ejemplo, yo he sido testigo aquí, en Río Grande, de cómo se ha desforestado la reserva natural del río Espíritu Santo y he querido aprovechar este género del cuento para llamar la atención sobre esto”, enfatiza Torres, mientras destaca que, de sus tres publicaciones anteriores (“Cada cabeza es un mundo: La historia de Héctor Lavoe”, “Frankie Ruiz: La leyenda de un sonero” y "La otra cara de la Iglesia), este cuento es el que más satisfacción le ha proporcionado y del que más alegría ha derivado.

Lo recaudado con la venta de este libro, indica el escritor, será a beneficio de la Escuela de Apicultura del Este, espacio educativo que, además, ofrece un servicio sumamente importante. “Cualquier persona que tenga necesidad de manejar un enjambre o una colmena en su propiedad, ellos proveen los servicios de un apicultor, libre de costo”.

Para información adicional sobre el cuento puedes escribir a [email protected] o llamar al

(787) 448-2802.