Annabelle Wallis en "Malignant".
Annabelle Wallis en "Malignant". (Suministrada)

La manera en que el director James Wan convenció a Warner Brothers de producir un filme tan ridículamente descabellado como Malignant probablemente sea una historia aún más entretenida que la película que estrenó hoy en cines y en HBO Max.

Al igual que Tim Burton con Mars Attacks, resulta extremadamente difícil precisar qué partes de este filme Wan quería que sobrepasaran el límite de lo absurdo y cuales son simplemente el resultado de un guion defectuoso.

Durante su primera sección, resulta curiosamente irritante cómo el director de Saw y The Conjuring abandona la sutileza lírica que ha caracterizado su dirección en muchas ocasiones, por algo agresivamente mediocre. En varias de las secuencias claves del filme, Wan no para de mover la cámara como un director principiante que está convencido que tiene un punto de vista, pero está ciego ante la ridiculez del guion. La realidad es que Wan está protegiendo un viraje tan ridículo, que cuando sucede es risible y resulta en un clímax sangriento que funciona como una catarsis que libera tanto al cineasta como al público de tener que tomar la trama en serio.

Dar cualquier tipo de detalles definitivamente arruinaría la experiencia. Lo único que debe saber es que la figura central del filme es Madison (Anabelle Wallis), una mujer embarazada de Seattle con una serie de abortos espontáneos y un marido abusivo (Jake Abel) que comienza a tener visiones de asesinatos violentos que eventualmente se convierten en una realidad.

Sinceramente, resulta imposible determinar si Malignant es una de esas películas tan malas que son buenas o si simplemente es un desastre que dispara sus niveles de entretenimiento cuando se entrega de lleno a su secreto. Quizás James Wan estaba tratando de convencer a alguien de Warner Brothers que no lo obligaran a dirigir la secuela de Aquaman. Nunca nos enteraremos. Lo que sí queda claro es que con esta película el director parece haber exorcizado todas las ideas malas que ha tenido para un filme de horror. El resultado final es horrible e irresistiblemente entretenido.

💬Ver comentarios