Mañana, 24 de septiembre, Jeremy Ortiz cumple 28 años.
Mañana, 24 de septiembre, Jeremy Ortiz cumple 28 años. (Stephanie Rojas)

El acto de dar no siempre acarrea grandes sacrificios. Muchas veces solo es cuestión de escuchar, tener compasión y tratar con amabilidad al otro. Es mostrar atención, una sonrisa, un abrazo, estrechar las manos y un buen deseo. Todos son presentes de incalculable valor que, cuando se entregan, nunca quedan sin recompensa.

De esto puede dar fe el reportero ancla de “Telenoticias Fin de Semana” de Telemundo, Jeremy Ortiz Portalatín, quien a solo horas de cumplir 28 años, vive un momento importante en su carrera periodística. Con la humildad y verticalidad que lo destacan, el periodista conversó con El Nuevo Día sobre sus comienzos en los medios de comunicación, el secreto detrás de su personalidad y los asuntos que le preocupan como comunicador y puertorriqueño.

“Soy de Manatí, estudié en la Universidad de Puerto Rico (UPR), en Arecibo. Soy producto de la escuela pública. No vengo de una familia acomodada. Jamás y nunca pensé que iba a trabajar en los medios. (Era) un joven como cualquier otro que se graduó de la escuela superior sin saber qué estudiar. Yo lo he dicho en ocasiones anteriores y a veces suena un poquito fuerte, pero, la razón por la que yo empecé a estudiar Comunicación Teleradial fue porque yo no sabía qué estudiar”, comentó Ortiz mientras revelaba que fue su papá, Samuel, quien lo motivó a matricularse en el programa por su forma de expresarse.

A medida que este amante de los viajes y la vida familiar siguió avanzando en sus estudios desarrolló una pasión indescriptible por el arte de informar. De hecho, según contó en el vestíbulo del Canal 2, fue en las salas de clase donde descubrió su talento para comunicar y que hasta ese entonces desconocía.

Aunque el rostro de Ortiz es uno de los más recientes en la televisión puertorriqueña, lo cierto es que el manatieño cuenta con más de cinco años de experiencia en el periodismo. Su internado, el cual completó en el año 2016, lo realizó en NotiUno 630 AM. Después hizo su práctica en Wapa Televisión y regresó a NotiUno para cubrir períodos de enfermedad y vacaciones en el área digital.

“Eventualmente me llamaron como reportero, me hicieron una prueba, les gustó el trabajo y ahí empecé. Después me fui a WOLE TV (en el área oeste), ahí estuve un año y tres meses. Como a los cuatro meses anunciaron la compra de Univisión, en lo que se concretó pasaron 9 meses y Univisión se convirtió en Edición Digital Puerto Rico”, detalló. En esta última oportunidad laboral compartió con Zamira Mendoza y Luisa Sotero, quienes actualmente también forman parte de “Telenoticias Fin de Semana”.

Después de un intento fallido, Ortiz llegó al noticiario de Telemundo el 1 de junio del 2020 e inmediatamente los entendidos en la materia lo identificaron como una promesa del buen periodismo. Esto no colocó al comunicador en una zona de comodidad, al contrario, se esforzó en robustecer sus historias de interés humano para servir y aportar a quienes más lo necesitaban.

Al poco tiempo, en plena pandemia del COVID-19, la presentadora Grenda Rivera desocupó la silla de mujer ancla de “Telenoticias Fin de Semana” para liderar la sección de noticias de “Hoy Día Puerto Rico”. Desde ese momento, muchos compañeros aconsejaron a Ortiz para que solicitara la plaza, pues, según ellos, “tenía el carisma” necesario.

“Yo no la quería solicitar”, confesó. Sin embargo, cada vez eran más los compañeros que se unían a la petición de que lo intentara. Por otra parte, en la calle, los televidentes no desaprovechaban la oportunidad para felicitarlo por su buen trabajo.

“Y yo no quería”, insistió. “Entonces, prácticamente casi obligado Dialma (Santiago) me dice: ‘Jeremy, te queremos hacer una prueba. No significa que te vamos a dar la plaza, pero queremos verte en el set’. Yo dije ‘ay, mi madre’. Estaba bien nervioso. Esa prueba se convirtió en que queremos volverte a probar un segundo fin de semana. Y después resultó que fui el elegido. Hasta hoy, que ya llevo un año y varios meses. En febrero se cumplen dos años”, recordó con agradecimiento.

El huracán Fiona

El pasado fin de semana, mientras la isla se preparaba para el azote del huracán Fiona, fueron muchos los televidentes que acudieron a las redes sociales para agradecer y felicitar a Ortiz. Aunque el periodista solo cumplía con su trabajo, su empatía, solidaridad y calma no pasaron por alto.

“Las ediciones de fin de semana no tienen la audiencia que tiene la semana, eso es una realidad. Obviamente, en medio del huracán, hubo mucha gente que sintonizó porque estábamos en medio de una emergencia y vio nuestro trabajo, porque no era solamente yo, sino todo el equipo que estaba en la calle”, expresó el reportero ancla, quien aseguró que algunos “los descubrieron” durante la emergencia.

Pero, ¿de dónde proviene tanta paz y serenidad?, le preguntó El Nuevo Día. “No puedo decir otra cosa que no sea lo que es parte de mí y quién yo soy. Eso es parte integral de mi vida. Yo me crié en un hogar cristiano, una familia cristiana. Somos gente de fe, que siempre hemos ido a la iglesia y demás”, respondió.

Ortiz recordó cuando tiempo atrás varios predicadores se le acercaron con mensajes que hoy ve cumplidos. Al pasar revista sobre lo que ha sido su faceta profesional, el comunicador reconoce que ha sido Dios quien ha dirigido sus pasos; hecho que agradece y lo hace sentir en calma.

“Recuerdo muchos momentos que Dios me habló de que la gente conocería quién yo era y de que había un propósito detrás de eso, más allá de simplemente ‘la fama’, y que era para poder mostrarlo a Él, pero jamás y nunca pensé que iba a ser trabajando”, apuntó.

La conversación concluyó con una reflexión sobre las cosas que le preocupan como periodista y como puertorriqueño. Antes de entrar al detalle, Ortiz adelantó que son “varias”.

“Me preocupa que a veces la noticia más importante no necesariamente es a la que más importancia se le da. A veces, como pueblo estamos pendientes a cosas que nos entretienen y quizás las que son muy profundas o muy complicadas no le prestamos tanta atención”, dijo.

A eso le añadió que el surgimiento exponencial de medios digitales le está dando paso a la desinformación, la morbosidad y la pérdida de balance entre noticias positivas y negativas.

Como ciudadano, le impacienta el futuro que tendrán las generaciones venideras. Este punto lo ha conducido a replantearse la idea de –en un futuro- convertirse en padre.

“Antes decía disparates, decía que quería tener cuatro hijos y ahora digo que no sé si quiero”, expresó entre risas. “Porque uno ve este mundo y tú dices ‘Dios mío, ¿pero y qué uno le va a dejar? Preocupa el futuro que le vamos a dejar a las próximas generaciones. Sin duda es algo que asusta”, calificó.

El éxodo de médicos, la educación y los esquemas de corrupción y fraude gubernamental, de igual manera, figuran en la lista del reportero.

💬Ver comentarios