Terminó su carrera como ancla a 67 años. (GFR Media) (semisquare-x3)
Terminó su carrera como ancla a 67 años. (GFR Media)

Aníbal González Irizarry, conductor del noticiero de Telemundo durante 38 años y un pilar de nuestra televisión, falleció esta tarde a los 91 años de edad en un hospital de la capital, a donde fue llevado de emergencia el pasado jueves. 

“Papi estaba internado hace una semana debido a problemas de oxigenación. Le habían subido los niveles de bióxido de carbono en la sangre. Eso le fue afectando todo su sistema, cerebro y demás órganos. Además estaba muy débil y desde hace tiempo había caído en un letargo. No hablaba y no comía. Lo trajimos al hospital hace una semana, pero no pudieron sacarlo del estado en que cayó”, informó a El Nuevo Día su hija, Lizzette González, quien tiene un hermano, Aníbal González, quien reside en Estados Unidos y que arribará a Puerto Rico mañana temprano. 

Don Aníbal dejó este mundo luego que su esposa, Luz Pérez, se despidiera de él.

“Mi mamá es paciente de diálisis y me pidió que la trajera al hospital con nuestro pastor para despedirse de papi, y tan pronto ella salió del hospital se fue dormido. La enfermera me aviso ‘se está yendo’ cuando le estaba  cambiando la mascarilla… Papi tuvo la muerte que queremos todos”, añadió.

De inmediato, el gobernador Ricardo Rosselló decretó un día de duelo para mañana. 

La hija informó que se espera que el velatorio inicie mañana en la Funeraria Buxeda, en Hato Rey. Sus restos serán cremados, y, posteriormente, llevarán las cenizas a Sabana Grande, su pueblo natal.

González Irizarry llegó a Telemundo en el 1955.

“Aquí las noticias en detalle”, era la característica frase con la que daba a paso a los eventos del día, con su voz grave, su hablar pausado y su pronunciación perfecta y enfática.

Esa larga etapa de la vida de González Irizarry terminó en 1994, a sus 67 años, pero no supuso el retiro total del hombre ancla. Poco tiempo después de salir de Telemundo, González Irizarry se integró a la Junta de Síndicos de la Universidad Interamericana. Luego fue portavoz de una aseguradora, para la cual hizo anuncios radiales y televisivos y ofreció charlas de motivación en diferentes partes de la Isla.

Nacido en Sabana Grande, González Irizarry estudió allí hasta iniciar la escuela superior, época en que su familia se mudó a Guánica. Sin embargo, al año, su padre le pidió que se mudara a San Juan con su hermano para que trabajara y los ayudara pues a él se la había acabado el empleo.

Es así como empezó a trabajar en la compañía de gomas Firestone,junto con su hermano, mientras terminaba los grados superiores en la Central High. Y fue allí donde hizo su primera prueba para un trabajo, sin saberlo. Como proyecto final para la clase de arte dramático de la cual era alumno organizó la obra Don Juan Tenorio, en la cual él hizo el papel principal.

Al finalizar la puesta en escena, se le acercó el dueño de la emisora WECW en Mayagüez, Santiago E. Caíno, y le ofreció trabajo. Un trabajo en el que ganaría $18 semanales y que superaba los $14 que se ganaba en el negocio de gomas. Tenía entonces 18 años. No lo pensó dos veces y se fue al oeste. Entre otras cosas, el empresario le pidió que participara del programa La Nación, con el fenecido líder independentista Juan Mari Bras. La Nación, explicó González Irizarry, era una herramienta comunicativa del Partido Independentista Puertorriqueño que usaba el formato de los llamados radio periódicos, que eran noticieros con comentarios editoriales.

Luego de un fuego que destruyó la emisora, pasó a WPRA, propiedad de Andrés Cámara. Ahí también estuvo en otro radio periódico, La Razón.

Corriendo el año 50, como muchos otros puertorriqueños, decidió irse a probar suerte a Nueva York y comenzó a trabajar en una fábrica. Luego, regresó a su medio de trabajo natural con La Voz Hispana de América en la emisora WWRL, que tenía programas en diversos idiomas para cumplir con las diferentes comunidades. Allí tuvo diversas secciones como la Guitarra de América y Mujeres que cantan.

Posteriormente, fue reclutado por el ejército y cumplió dos años en el guerra de Corea. En 1955, regresó a Puerto Rico. Fue entonces que decidió hacer buena la oferta de trabajo que la había hecho antes don Ángel Ramos, dueño de Telemundo, cuando lo vio en una academia de radio y televisión en la que había estudiado en Nueva York. Su primer cheque fue de $50.

Luego de un periodo en el que fue locutor de cabina y al finalizar una huelga de empleados que hubo en el canal, en 1962, González Irizarry fue asignado a dirigir la oficina de noticias. Eran él y un camarógrafo. Él reclutó más personal y organizó el Departamento de Noticias. Fue el hombre ancla del noticiero hasta 1994, cuando decidió “retirarse”.

Entonces, “le dediqué más tiempo a la iglesia y daba clases en la Universidad del Sagrado Corazón. Era no permitir que el retiro fuera a causar una depresión en uno”, recordó en una entrevista con El Nuevo Día tras su retiro. 

Y así siguió hasta sus últimos días. No por temor a una depresión, sino porque el trabajo le ofreció muchas satisfacciones, lo ayudó a mantenerse al día y a ganar un dinero extra que le permitió generar ahorros.

El presentador murió el día después pero a la misma edad que el famoso cantante chileno, Lucho Gatica, de quien se hizo amigo cuando trabajaba en un teatro en Nueva York donde el artista se presentaba.

“A papi le gustaba mucho el cantante, lo llegó a presentar en Nueva York muchas veces, en casa hay fotos de ellos juntos”, recordó.


💬Ver 0 comentarios