Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Antes de construir un hábito diminuto, lo primero es identificar el problema que deseamos solucionar. (Gerd Altmann / Pixabay)
Antes de construir un hábito diminuto, lo primero es identificar el problema que deseamos solucionar. (Gerd Altmann / Pixabay)

Si todos los comienzos de año juras que te pondrás a dieta, que harás ejercicio, que aprenderás inglés y arreglarás tu armario, y muchas otras añejas e incumplidas promesas, a lo mejor te interese Hábitos diminutos: los pequeños cambios que lo cambian todo (Tiny Habits: The Small Changes that Changes Everything), de B. J. Fogg.

💬Ver comentarios