Los paneles de TV son una buena opción para ocultar el cableado que se desprende de las pantallas.
Los paneles de TV son una buena opción para ocultar el cableado que se desprende de las pantallas. (Shutterstock)

Comprar un televisor nuevo es una experiencia satisfactoria. El hueco en la pared o mueble que estaba vacío ahora es la casa de las mejores series y películas. Pero al instalarlo, muchas veces el cableado que se desprende del aparato (y que se conecta con otros aparatos más) suele arruinar un poco la estética del ambiente. Para eso, hay varias maneras de esconder los cables y que la visión del lugar quede limpia. Estos consejos son válidos para todo tipo de aparatos eléctricos.

1. Colocar un panel de madera

Los paneles de TV son una buena opción para ocultar el cableado que se desprende de las pantallas. Lo más recomendable es colocarlos cerca de un enchufe y dejar un espacio de más o menos 3 pulgadas entre el aparato y la pared para que se puedan pasar cómodamente. Hay de todos los tamaños y colores, y se pueden instalar tanto durante el proceso de diseño del ambiente como después. Un dato a destacar es que las paredes donde los paneles se vayan a incorporar deben estar hechas de materiales resistentes al soporte, por ende se recomienda evitar su colocación sobre paredes de yeso.

Los paneles que se fijan a la pared son una buena opción para ocultar los cables.

2. Aprovechar un mueble bajo o mediano

Una opción que está de moda son los muebles denominados “racks”, que suelen destinarse exclusivamente a ser soportes de televisores. Su superficie amplia permite apoyar los dispositivos cómodamente y sus compartimentos abiertos en su parte de atrás tienen espacio suficiente para guardar los cables de manera discreta y que queden fuera de la vista.

Se pueden comprar ya hechos o, si el dueño prefiere una opción más personalizada, mandarlo a hacer a medida para que se conjugue bien con el espacio y el resto de los muebles.

3. Un soporte colgante o incrustado

Los soportes pueden estar incrustados a la pared o pueden salir del techo, normalmente en las partes más altas de las habitaciones. Rebatibles o articulados, estos cumplen con la función de soportar el televisor y además pueden llevar plegados o enrollados los cables dentro de su estructura. La gran ventaja de esta opción es que casi no ocupan espacio porque es como que el aparto queda “volando”, dejando libre el lugar que ocuparía -por ejemplo- la alternativa del mueble.

El soporte permite colgar el televisor a la altura deseada y se puede poner cerca de un tomacorriente para que los cables queden escondidos.

4. Usar canaletas y conductos

La opción menos estética, pero que aporta muchísimo al orden visual es ocultar los cables con conductos D-Line o canaletas plásticas. Si bien se va a notar esta incorporación que recorre la pared hasta el tomacorriente más cercano, ayuda a disimular los cables y se puede pintar del mismo color que la pared para que su presencia pase más desapercibida aún.

💬Ver comentarios