Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

El niño se acuesta en el diván. Recibe instrucciones en un tono tan suave que se escuchan como eco lejano: cierra los ojos. Respira lento y profundo. Relájate.

💬Ver comentarios