La jardinería no solo actúa como ansiolítico natural, sino que tiene múltiples beneficios a la salud. (Pixabay)
La jardinería no solo actúa como ansiolítico natural, sino que tiene múltiples beneficios a la salud. (Pixabay)

Nos encontramos en la décima semana dentro del periodo de cuarentena por COVID-19 y desde un inicio se ha destacado que entre las guías para mantener el bienestar y fortalecer el sistema inmunológico se encuentra el manejo de la ansiedad. ¡Vaya tarea!

Se trata de un reto diario poder sobrellevar todas las peripecias que ha conllevado esta emergencia, que van desde la salud hasta lo económico. Ante este panorama, la doctora en medicina naturopática Bruyanelis Ramos trajo como ejemplo uno de los estudios recientes realizados en China (Huang & Zhao, 2020), en los que se demostró que el 35.1% de 7,236 personas reportaron un desorden de ansiedad generalizada durante la cuarentena.

“Las consecuencias de la ansiedad pueden ser nefastas para la salud, entre ellas: aumento de peso, ataques de pánico, problemas de concentración, dolores de cabeza, irritabilidad, depresión, problemas de respiración, palpitaciones cardíacas, problemas estomacales e intestinales, fatiga extrema, aumento en la presión arterial, poco apetito sexual y el aumento en los dolores musculares”, resalta Ramos.

La doctora, quien es directora de la Clínica Medicina Naturopática de la Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Gurabo, ofrece algunas técnicas que puedes utilizar bajo diferentes circunstancias para manejar la ansiedad.

1. Es imposible tener ansiedad y estar relajado al mismo tiempo. Si la ansiedad aumenta tu apetito, tu cuerpo está expresando que necesita urgentemente encender su sistema de relajación y descanso.

“Una de las recomendaciones es tomar pequeños descansos de 3 a 10 minutos durante el día para hacer algo que te guste, especialmente cuando sientas más ansiedad. Por ejemplo, cantar y/o bailar una canción, admirar una foto, tomar una taza de té o café y observar el día, escuchar un podcast, ver un video motivacional, leer un libro de reflexiones, salir al patio y abrazar un árbol, regar las plantas, jugar con su mascota, y muchas más. Lo más importante es que para poder controlar la ansiedad, necesitamos entrenar nuestra mente y practicar”, indica.

2. Aprende a relajarte y controlar tu estado emocional teniendo control de tu ambiente. Un ejemplo de esto son las noticias en un momento de crisis. “Todos estamos viviendo la incertidumbre de no saber qué va a pasar y eso asusta a nuestro cerebro. Por eso, necesitamos las noticias y tenemos ganas de información, ya que es muy gratificante. Sin embargo, existe un problema, y es que muchas veces no hay nada nuevo o relevante, y las noticias nos recuerdan continuamente la amenaza que existe, creando ansiedad al no poder predecir el futuro”, explica.

3. La realidad es que concentrarse en evitar una conducta no funciona, de hecho, solo promueve más ansiedad. Nuestro cerebro solo puede pensar en una cosa a la vez. Entonces, solo pensaríamos todo el tiempo en lo que queremos evitar y es como la ansiedad, por eso siempre hay que enfocarse en lo opuesto. “La clave es, que sea algo que llene tu mente y desplace tu ansiedad. Si tienes en planes un huerto casero, este es el momento. La jardinería no solo actúa como ansiolítico natural, sino que tiene múltiples beneficios a la salud. Y por supuesto, algunas distracciones tienen beneficios extras, como por ejemplo el hacer ejercicios”, recomienda.

4. Siempre es bueno agarrar el teléfono, hacer una llamada y conectar con tus familiares, amigos y gente. “Podemos aproximarnos socialmente sin importar la distancia física. Aprovecha, ponte al día con ese familiar o amigo que hace tiempo no ves, y que quizás también necesita conectar y manejar la ansiedad”, concluye.